Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En un mes dorado para las monedas, el dólar volvió a caer en la Argentina

En un mes dorado para las monedas, el dólar volvió a caer en la Argentina

La suba del peso argentino frente al dólar se vio opacada por la disparada de la mayor parte de las monedas emergentes en marzo. El peso mexicano lideró la disparada con un avance que ya es de más del 10% si se lo cuenta desde principios de año. La tendencia emergente volvió a hacerse carne ayer en el mercado cambiario local con la tercera baja consecutiva del dólar que llevó el precio a $ 15,69 en las pizarras minoristas de la City porteña.

La parsimonia de la Reserva Federal de los Estados Unidos para subir la tasa de referencia ayudó a México a recuperar buena parte de las pérdidas por el "efecto Trump". El peso mexicano ganó 8% en el mes hasta ayer.

Pero la tendencia a la apreciación de monedas emergentes no se detuvo ahí: el rublo ruso, el won surcoreano, la rupia india y prácticamente toda moneda en el mundo de los emergentes mostró números positivos en el mes.
Más cerca de la realidad local, el real brasileño acumula una baja del 1% en el mes pero un avance de más del 4% en el año. En comparación con la moneda de su principal socio comercial, el peso argentino gana 3% frente al dólar en lo que va del año.

"El peso navega la tendencia internacional pero con muchos condimentos locales. El financiamiento del déficit con deuda y su reducción gradual te genera una oferta de divisas que te genera un primer factor estructural que te dice que el dólar va a estar barato mientras haya déficit. Un segundo factor estructural es que estás en un régimen de metas de inflación que necesita una tasa alta. Y a lo estructural le sumás emisiones de deuda, blanqueo, carry trade y cosecha que fuerzan un precio más bajo que el estructural", dijo Miguel Zielonka de Econviews. "Va a ser interesante ver qué pasa el lunes cuando se termine el flujo del blanqueo", agregó.