Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En mayo, fue récord la fuga de capitales que sufrió Brasil

Según datos del Banco Central de Brasil, la salida de dólares volvió a superar a la entrada de divisas el mes pasado. En la primera semana de junio, la tendencia se mantiene

En mayo, fue récord la fuga de capitales que sufrió Brasil

La crisis brasileña se agudiza y a la falta de confianza de los ahorristas en el sistema bancario de ese país se le suma el éxodo de capitales extranjeros. Según informó el Banco Central de Brasil, en mayo la salida de dólares de la economía superó a la entrada de divisas estadounidenses en u$s 3000 millones.


En un comunicado, la autoridad monetaria aseguró que la salida de divisas superó los ingresos de capitales al país, después de que en abril el ingreso de dólares en Brasil superó la salida en u$s 6500 millones, en lo que representó la mayor entrada de recursos en un año.


Mayo fue un mes bisagra en la coyuntura política del país vecino, con el impeachment de Dilma Rousseff y su reemplazo en el cargo por su vicepresidente Michel Temer, que asumió la vicepresidencia interina. En junio, los datos preliminares muestran que la fuga de capitales no se revierte. Durante la primera semana del mes, se fueron del sistema financiero de Brasil u$s 937 millones.


Con el resultado de mayo, en los primeros cinco meses del año un total de u$s 7780 millones salieron de Brasil. La situación es muy diferente a la del mismo período del año anterior, cuando el ingreso de dólares superó la salida de la divisa en u$s 16.150 millones.


A partir de estos datos, los bancos tuvieron que proveer dólares al mercado, lo que provocó un aumento de sus posiciones en moneda extranjera en el tramo más corto de la curva. En el quinto mes del año, las entidades financieras de Brasil finalizaron con ventas de dólares por u$s 27.000 millones.


La pérdida de dólares depreció el real, la moneda brasileña, frente a la divisa estadounidense. La cotización pasó de 3,44 reales por unidad a fines de abril a 3,61 reales a fines del mes pasado, una suba del 5% para el dólar.


Ayer, el real se depreció 1% frente al dólar y cerró a 3,40 unidades. En Sao Pablo, los inversores están atentos a un posible recambio del directorio en el Banco Central, tras la asunción del economista de Wall Street y ex director bancario Ilan Goldfajn.


"Con el cambio de Gobierno y el regreso de la credibilidad en política económica, creemos que la política monetaria podría ponerse en modo estímulo", escribieron economistas de Banco Fibra en una nota de investigación. "No obstante, eso sólo sucederá cuando las expectativas inflacionarias se desaceleren para estar más en línea con la meta oficial", añadieron.