Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En la primera semana de Trump, acciones mexicanas ganan 6%

En la primera semana de Trump, acciones mexicanas ganan 6%

En la primera semana de la era Trump, México ya comenzó a sufrir las embestidas políticas del magnate y a sentir la volatilidad con la que probablemente deba convivir en los próximos cuatro años. Los debates en Twitter primero y en la arena política luego, recalentaron las discusiones y conflictos entre ambos países. El muro que planea construir Trump y que pretende que pague México es tan sólo uno de los temas candentes del conflicto entre ambos países, con relaciones comerciales en primer plano, ya que cerca del 80% de las exportaciones mexicanas tienen como destino a la principal potencia del mundo.

Sabiendo que el panorama para México es sombrío y ha quedado fuertemente reflejado en la última semana cabe preguntarse; ¿qué fue lo que dijo el mercado? Y a su vez, ¿qué perspectivas se pueden proyectar para los activos financieros mexicanos?

Para sorpresa de muchos, el balance en la primera semana de Trump fue positivo ya que las acciones mexicanas en Wall Street saltaron 5.8% en dólares y acumulan una suba de casi 10% en las dos últimas semanas, todo ello medido por el ETF de México en dólares (EWW).

Acciones como Cemex por ejemplo, mostraron avances del orden del 8% en la última semana y casi 30% desde que se supo la victoria de Trump el 8 de noviembre, cuando la acción valía 7.20 dólares y cotiza actualmente 9.30 dólares. Avances similares han mostrado las acciones de la mexicana Televisa (TV) con ganancias en la última semana de 7.30% y 14% en las dos últimas semanas. Finalmente, las acciones de América Móvil (AMX) acumulan una suba del 15% desde la victoria de Trump, recuperando el 95% de las perdidas evidenciadas luego de la noticia.

Los bonos mexicanos tuvieron un último trimestre del año para el olvido ya que las bajas se evidenciaron en toda la curva de títulos, desde los más largos hasta los más cortos, generando subas importantes de la tasa soberana en dólares. El bono a 10 años de México por ejemplo registró una caída del precio de 10% desde julio a la fecha y una suba de la Tir del 2.8% hasta los 4.10% actuales. Para el bono a 2021 la Yield casi que se duplico, pasando de 1.54% en septiembre a 2.91% actualmente.

Por el lado del peso mexicano, la moneda sufrió una muy fuerte devaluación luego de la victoria del magnate, pasando de 18 pesos a los máximos de mediados de enero de 21.60 pesos, perdiendo un 21% de su valor. Sin embargo, en las dos últimas semanas, el peso mexicano se apreció un 5.5%, operando en las primeras horas de la semana en 20.80 pesos.

En concreto, el balance que se puede hacer luego de una semana repleta de conflictos para los mexicanos es que la bolsa ha hecho caso omiso de estos problemas y que, probablemente, gran parte de ellos ya estén incluidos en los precios de las acciones. Vale resaltar que las acciones mexicanas en Wall Street han perdido cerca del 41% de su valor desde 2013 a la fecha y es probable que pese a Trump, el valor de las empresas cotizantes se encuentren actualmente en valores atractivos, incluso con el panorama y las perspectivas en contra.

La crisis que genera Trump para el futuro económico mexicano, sumado a la falta de un liderazgo claro de parte de Peña Nieto y su escasa popularidad, son condimentos que tienen a saturar al mercado de pesimismo y que, generalmente devienen en grandes oportunidades de compra. Incluso el FMI se ha puesto más cauteloso y pesimista para la economía mexicana. Todas estas noticias son música para los oídos del mercado financiero.

Esto no quiere decir que las acciones comiencen un vigoroso mercado alcista a partir de la asunción de Trump, pero sí es probablemente que gran parte del bear market evidenciado desde 2013 ya se encuentre incluido en los precios y que estemos cerca de un piso. El mercado castiga consensos y hoy claramente el consenso es negativo para México y por ello es allí donde puede haber una oportunidad para los próximos meses y años.