Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En la City optan por un plazo fijo ‘con cobertura’ antes que comprar dólares

Compran Lebac a 35 días al 36% anual y se cubren con seguro de cambio de dólar futuro, a un costo del 13%, con lo que obtienen una ganancia de 23% anual en dólares

En la City optan por un plazo fijo ‘con cobertura’ antes que comprar dólares

"¿Qué hago con los pesos: compro dólares o hago un plazo fijo?", es la pregunta del millón. En la City hacen un mix de ambos, con lo que denominan en la jerga el "sintético". Consiste en hacer un plazo fijo, pero cubrirse (hedgearse) con un contrato de dólar futuro en Rofex.

Para ponerle un techo al dólar en $ 16, y que no impacte en paritarias, el Banco Central salió con los tapones de punta a subir fuerte la tasa de interés. El negocio, entonces, consiste en comprar una Lebac a 35 días al 36% anual, y cubrirse con un seguro de cambio de dólar futuro en Rofex, a un costo del 13%, con lo que se obtiene una ganancia de 23% anual en dólares. Si se incluye una comisión del 1%, la tasa neta es del 22%, aunque hay quienes comisionan desde 0,25% para grandes operaciones.

El tema es aprovecharlo rápido porque las tasas no pueden estar tan altas durante mucho tiempo, porque esto genera un deterioro de la actividad económica, al encarecer los créditos. Los bancos captan depósitos para luego prestarlos, pero si deben pagar una tasa más alta al público, luego cobran más por sus préstamos. Por eso, el consejo hoy es no financiarse (hacer revolving) con la tarjeta de crédito, porque si se paga el mínimo y no el total, el costo financiero puede llegar al 100% anual.

En cambio, una mejor opción es pagar con débito, no sólo para no endeudarse, sino también para aprovechar la devolución del 4% del IVA. Lo que hay que tener en cuenta es que es sólo para compras de hasta $ 1.000, por lo que mucha gente fracciona sus compras. Por ejemplo, si paga un hotel que le cuesta $ 10.000, lo hace en once transacciones, de menos de $ 1.000 cada una, para así obtener la devolución.

Lo cierto es que estas altas tasas no pueden durar mucho tiempo, sino que es el arma que tiene el BCRA hasta fin de marzo, cuando comiencen a entrar los dólares de la cosecha gruesa. Por eso, hay quienes prefieren comprar Lebac a 63 días al 34% anual, pagar un seguro de cambio del 20%, para tener una renta anual dolarizada del 14%.

Desde ya, a mayor plazo, menor es el rendimiento: a 98 días, la Lebac paga 33%, el seguro cuesta 23%, por lo que la utilidad desciende al 10% anual en dólares. A 119 días, en tanto, las Lebac pagan el 31%, el seguro de cambio sale 23%, por lo que la ganancia anual dolarizada se reduce al 8%.

Todos los martes, el Banco Central establece mediante licitación pública las tasas en pesos que les paga a los inversores que le prestan su dinero. Tales inversores (personas, empresas o instituciones) reciben a cambio un título llamado Lebac, que lo emite y respalda el propio Banco Central quien, precisamente, tiene la maquinita para fabricar los pesos. Es por ello que la Lebac es considerada la inversión en pesos más segura de la Argentina.

Una ventaja que tiene esta letra del BCRA sobre el plazo fijo es la liquidez.

Cualquier persona o empresa que tenga una posición en Lebac puede venderla sin ningún inconveniente en el mercado en caso de que necesite el dinero antes del vencimiento. Para incentivar esta operatoria, desde la gerenciadora de patrimonios FDI impulsan que los plazos fijos operen en Bolsa, como sucede en los Estados Unidos, para que exista un mercado primario en donde todos los bancos argentinos puedan ofertar sus plazos fijos, tanto en pesos como en dólares. De la misma forma, establecer el ámbito para el armado de un mercado secundario en donde los ahorristas pueden venderlos y comprarlos entre ellos, dando solución a la necesidad de liquidez que hoy en día no tiene.

Además, si el ahorrista siente que está logrando una tasa superior a la de la inflación, es muy probable que decida quedarse en pesos, situación que la nueva dirigencia del Central viene buscando conseguir desde que asumió. Si se brinda y asegura liquidez, posiblemente el inversor coloque su dinero a un plazo mucho mayor que a treinta días. A su vez, si los bancos logran fondeo más fácil, barato y a más largo plazo, trasladarán estas mejores condiciones a los préstamos.