Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

En la City creen que aún hay muchos peligros a la hora de bajar la tasa de interés

El alto monto acumulado en letras, lo elevado de la inflación de abril y lo bajo de la cotización del tipo de cambio generarían un ambiente poco propicio

En la City creen que aún hay muchos peligros a la hora de bajar la tasa de interés

La promesa de no reducir las tasas de interés hasta que baje la inflación parece haber sumido a los principales actores del mercado financiero en un debate puertas adentro. Si bien el Banco Central ha comenzado el ciclo de bajas en las tasas de interés de las Lebac llevando del 38% al 37,5% la tasa de referencia para la letra más corta, la decisión pareció no resultar simple y mucho menos despejar qué puede pasar en un futuro cercano con el nivel de tasas.

En rigor, en la última colocación de Letras, la entidad volvió a repetir el nivel de 37,5% anual dejando en claro que todavía no ve un escenario exento de peligros.

Según sostienen en la City, lo que está en juego por un lado es la construcción de la "credibilidad" de la autoridad monetaria, que en la traducción implica que el Central debe "ser cuidadoso" para evitar el sistema de "prueba y error" aplicado entre diciembre y enero, mientras por otro lado se buscará evitar un nivel de tasas "excesivamente alto" en un marco de un anémico nivel de actividad.

Según señalan en la consultora Empiria, "la dificultad para conciliar objetivos contrapuestos se multiplica a la vista de los múltiples condicionamientos". En este sentido sostienen que ‘el discurso de no reducir tasas hasta que baje la inflación es un fuerte lastre para un mes en el que se conoce el índice de inflación mensual más alto desde 2002, especialmente luego de que el aumento de combustibles arrojara al fuego inflacionario un balde de nafta poniendo un alto piso a la inflación de mayo.

Así puede entenderse el efecto polémico que tuvo, en la coyuntura actual, el anuncio del aumento de combustibles lo que, anticipan, alimentará la dinámica inflacionaria, especialmente a través de lo que se denomina "efectos de segunda ronda", esto es, el traslado del ajuste en un precio regulado al resto de los precios. Al margen de las desinteligencias de corte político, el dato duro sostiene que, en función de las insinuaciones del propio Gobierno, en un contexto con inflación que superaría el 7% mensual para abril, la perspectiva de tocar las tasas no sería viable.

Otra luz de alarma también parece haberse encendido a la hora de evaluar un virtual descenso de la tasa Lebac. Numerosos reportes dan cuenta de la existencia de un volumen muy importante de fondos que se encuentran colocados en estas letras – esta semana vencían $ 80.000 millones –, lo que implica una potencial gran inyección de liquidez en la economía y, potencialmente, un brusco incremento en la demanda cambiaria, en caso que la tasa deje de ser ‘atractiva’.

Los analistas sostienen que un matiz a considerar es que una parte de las letras están en manos de inversores externos, y si estos "desarman" esas posiciones, generarían presión directa en el mercado cambiario. "Ambos elementos pueden ser manejados pero sin dudas implican desafíos que requieren cautela", dicen en la consultora Empiria.

Por otra parte, la alta inflación acumulada en lo que va del año que asciende prácticamente al 20% en la Ciudad de Buenos Aires y la zona metropolitana, y su impacto actual en las expectativas de inflación futura, genera una creciente percepción de tipo de cambio atrasado (peso sobrevaluado). Así, señalan que este escenario requiere tasas de interés relativamente altas para reducir el riesgo de caída en la demanda de pesos.

En otras palabras, la combinación entre un monto extraordinario de pesos colocado en Lebac para aprovechar tasas altas con un tipo de cambio no muy alto configura un equilibrio inestable, que puede dar lugar a una salida masiva de las posiciones en pesos si los inversores consideran que las tasas de interés en pesos dejan de compensar el riesgo devaluatorio.

Esto podría verse compensado, aunque sólo en parte, por la mejora de las condiciones climáticas, que permitirá acelerar el ritmo de una cosecha que venía muy atrasada. A la vez, se espera el ingreso de los dólares de las colocaciones de deuda de las provincias (Neuquén acaba de colocar u$s 235 millones, Chubut y otras provincias están en las gateras).

Desde la consultora FyEConsult agregaron un dato importante: las recientes cifras muestran en la primera semana de mayo una evolución inflacionaria "núcleo" del 0,8% (a diferencia del 0,5% de la primera semana de abril), lo que estaría negando la supuesta "moderación" de los precios para el mes en curso. "Dado que en este marco, se torna difícil identificar que si la reciente reducción de tasa de interés de Lebac obedeció a la ansiedad política o la técnica económica".