Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En julio, el BCRA quitará las trabas a operaciones de cobertura cambiaria

La autoridad monetaria autorizará a los bancos a concertar contratos forward y swaps de tipo de cambio, que estaban limitados, a partir del segundo semestre de este año

En julio, el BCRA quitará las trabas a operaciones de cobertura cambiaria

El último jueves, el Banco Central (BCRA) dio a conocer la Comunicación "A" 6131, mediante la que libera, a partir del 1º de julio de este año, los contratos forward de tipo de cambio y los swaps de tipo de cambio y de préstamos, que estuvieron limitados durante los últimos 15 años. Si bien la norma no tiene efecto inmediato en la práctica de los mercados, sí formaliza la utilización de ciertas operaciones de cobertura cambiaria y ayudará a incrementar el volumen operado en el mercado de cambios en el mediano plazo.

La normativa libera los swaps de tipo de cambio, es decir, aquellos contratos en los que "dos partes acuerdan simultáneamente comprar o vender una moneda contra otra, a un tipo de cambio oportunamente acordado, y recomprarla o revenderla a la misma contraparte, en una fecha futura, también a un tipo de cambio previamente acordado", según definió el BCRA. "Esto implica un intercambio inicial al contado y otro inverso al vencimiento, jugando en los precios las tasas de interés vigentes en el momento en los mercados de los países involucrados. Por eso, al vencimiento de las operaciones es posible que un probable cambio en las tasas de interés haga que una de las partes obtenga una utilidad con el intercambio de moneda extranjera y la otra sufrirá una pérdida. Estos swaps resultan una herramienta efectiva para manejar el riesgo de cambio de monedas extranjeras a largo plazo y el riesgo de las tasas de interés", explicó José Nogueira, socio de ABC Mercado de Cambios sobre la operación de swap.

"Los swaps son estrategias de ingeniería financiera muy refinada que sirven para manejar grandes fondos porque, por ejemplo, si una entidad tiene dinero contado ocioso por un tiempo, puede hacer un swap y otra que necesita el efectivo lo toma en ese momento y vuelve a venderlo más adelante", agregó Gustavo Quintana, de PR corredores de cambios.

Un mercado de cambios libre permite a las entidades financieras regular los riesgos de tipo de cambio y facilita el intercambio de fondos entre los países.

"Según la última encuesta del Bank for International Settlements, realizada en 2016, el volumen diario de las operaciones de cambio a plazo y los swaps realizados en el mercado globalizado superan los u$s 3 billones, más de la mitad del total transado", recordó José Nogueira. Ahora bien, ¿quiénes utilizan estas operaciones? "Los swaps son usados por los grandes bancos extranjeros, que tienen casas matrices en el exterior, y operan contra sus centrales. Algunas autoridades monetarias, como el Banco Central Brasileño, utilizan los swaps para intervenir en el tipo de cambio contado", comentó Gustavo Quintana.

El BCRA también quitará las trabas que ahora rigen a las operaciones de "swap de monedas con intercambio de principal", es decir, aquellos acuerdos entre dos partes para intercambiar determinados conceptos de un préstamo en una moneda (puede ser el crédito y/o sus intereses) por los mismos ítems de un préstamo en otra moneda en determinado momento futuro, en función de una fórmula específica.

Finalmente, el organismo dirigido por Federico Sturzenegger también liberará a partir del segundo semestre de este año los contratos forward de monedas, es decir, aquellos en los cuales se acuerda comprar o vender –con entrega física del subyacente– una moneda extranjera en un plazo determinado (mayor a 48 horas) a una cotización establecida al momento de la negociación. "Se trata de los mejores instrumentos que pueden elegir los importadores y exportadores para cubrirse de los saltos en el tipo de cambio", afirmó José Nogueira.