LA EMISIÓN DE LEBAC FUE LA PRINCIPAL V A DE ESTERILIZACIÓN

En 2012 el Banco Central absorbió vía Lebac sólo el 4% de los pesos que emitió

Durante el año pasado, retiró $ 3.320 millones. La base monetaria se expandió $ 84.400 millones en ese lapso. Y se emitieron unos $ 41.000 millones vía compras de divisas

El Banco Central esterilizó sólo $ 4 de cada $ 100 nuevos pesos que creó en 2012. Una emisión por más de $ 88.000 millones a lo largo del año fue contrarrestada por sólo $ 3.320 millones retirados a través de Lebac y Nobac, los títulos con los que la entidad conducida por Mercedes Marcó del Pont regula la masa de dinero. Con todo, la pobre proporción de dinero retirado del mercado para evitar una escalada inflacionaria supone una mejora respecto a 2011, cuando en lugar de esterilizar por esa vía inyectó $ 14.000 millones.

Durante el año pasado, la expansión del circulante en la economía tuvo dos explicaciones fundamentales. La primera fue el giro de adelantos transitorios (AT) desde el BCRA al Tesoro para ayudar a financiar el rojo de las cuentas públicas y la segunda la emisión de dinero para comprar divisas.

Los AT alcanzaron $ 60.600 millones a lo largo de 2012 que, como su impacto en la base monetaria no es directo, expandieron el dinero circulante en $ 47.495 millones a lo largo del año.

La otra gran causa de expansión monetaria fueron las compras de divisas que hace el Central con el objeto de sostener el nivel de reservas. Para concretar esas compras, la entidad emite pesos. En 2012 la autoridad monetaria emitió $ 41.086 millones para hacerse de unos u$s 9.200 millones (que no alcanzaron para evitar que las reservas retrocedieran u$s 3.000 millones en el mismo período).

Toda esta emisión de pesos prácticamente quedó en la calle, el BCRA no esterilizó casi nada, dice un reporte de M&S, la consultora de Carlos Melconian.

La principal herramienta del BCRA para ponerle coto a la expansión monetaria fue la licitación semanal de Lebac y Nobac, las letras y notas con las que regula la masa monetaria. Al colocar estos títulos retira dinero del mercado y evita el efecto inflacionario de la emisión. Los bancos, por su parte, colocan sus excedentes de liquidez que no logran prestar y se llevan un rendimiento a cambio de ello.

Durante buena parte del año, Mercedes Marcó del Pont se resistió a elevar los rendimientos que pagaban las Lebac y Nobac para no enfriar el consumo con crédito. Las tasas que pagan las Lebac tienen un efecto directo en la tasa de los plazos fijos y de los créditos y, avalar subas podía jugar en contra del nivel de actividad. El costo de esa negativa a subir las tasas fue que el stock de Lebac y Nobac creció sólo $ 3.320 millones en 52 licitaciones.

No esterilizar fue el instrumento que usó el BCRA para mantener el ritmo de emisión de moneda y evitar subas pronunciadas en las tasas de interés, agregó el reporte de M&S Consultores.

Retiran $ 1.600 millones

Durante su licitación de Lebac y Nobac de ayer el BCRA logró retirar $ 1.600 millones sin tocar las tasas que pagan sus títulos. El alto nivel de liquidez que estacionalmente caracteriza al inicio de cada año está devolviendo el interés de los bancos por los títulos del Central. En las últimas dos semanas la autoridad monetaria retiró $ 4.500 millones del mercado.