Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Emergentes registrarán cuarto año seguido de fuga de capitales en 2017

Estiman la salida de u$s 206.000 millones, muy por debajo de los u$s 373.000 millones proyectados para este año. En 2015, la fuga había alcanzado u$s 739.000 millones

Emergentes registrarán cuarto año seguido de fuga de capitales en 2017

Los mercados emergentes tendrán salidas netas de capitales en 2017 por cuarto año seguido, pero el egreso previsto de 206.000 millones de dólares será mucho menor que los 373.000 millones de dólares que se espera para este año, según un reporte del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).


El grupo estima que en 2017 entrarán 769.000 millones de dólares a los mercados emergentes en flujos de privados no residentes. El monto superaría los 640.000 millones de dólares previstos para este año, y refleja la mejora en los flujos hacia bancos, acciones y bonos de emergentes, según el IIF.


Sin embargo, ese ingreso sería contrarrestado por los envíos de dinero al exterior que realizan los residentes de países en desarrollo, en particular China, que representa gran parte de los 206.000 millones de salida neta de capitales, agregó el reporte.


El año pasado, se registró una salida de capitales de 739.000 millones de dólares en términos netos. En 2016, los mercados emergentes han superado ampliamente a los desarrollados en su desempeño.


El IIF señaló que los ingresos de capitales han sido apuntalados por las políticas monetarias ultra flexibles de los bancos centrales de economías desarrolladas y por los bajos rendimientos de los bonos globales.


Los flujos de capitales de cartera a acciones y bonos de mercados emergentes deberían subir a 208.000 millones de dólares el año próximo, desde los 157.000 millones de dólares previstos para este año y los 100.000 millones de dólares de 2015.