Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Emergentes borran pérdidas del shock Trump y pueden resultar una oportunidad

El ETF de Mercados Emergentes (EEM) registró un avance del 10% desde mediados de diciembre a la fecha y ya recuperó el 100% de las pérdidas sufridas luego de su victoria

Emergentes borran pérdidas del shock Trump y pueden resultar una oportunidad

Desde la victoria de Trump un panorama sombrío se ha planteado para las economías emergentes, principalmente por los planes proteccionistas del magnate. Por un lado están los potenciales conflictos comerciales que se disparen para México, China y demás rivales que probablemente encuentre Trump en su afán por hacer grande a América nuevamente. Por el otro, la suba de tasas de interés por parte de la Fed es otra de las amenazas que agobiará a los mercados emergentes en 2017 e incluso en los próximos años. De ahí que las proyecciones de bancos internacionales e incluso del FMI se han tornado más negativas.

El FMI se ha puesto más cauteloso para los emergentes en las últimas semanas y advirtió que habrá que esperar a abril para hacer previsiones más concretas, cuando la administración Trump ya haya encaminado sus proyectos. En la misma línea, para el banco de inversión Nomura, "América primero" significa emergentes últimos, aunque a la vez considera que no todos los emergentes serán golpeados por igual. Los planes económicos expansivos a nivel fiscal de Trump podrían verse reflejados en los emergentes recién al final de 2017. Nomura ve debilidades para los emergentes producto de Trump, una política de suba de tasas de interés de la Fed, y la fuerte suba del dólar. Pese a ello, el banco señaló que había algunos beneficiarios probables. El tono más cálido de Trump hacia Rusia ha aumentado las expectativas de que las sanciones pueden ser levantadas o relajadas, pero no espera que suceda este año y la reunión con Theresa May va en línea con esa expectativa.

En un tono similar, Alex Dryden, estratega de mercado global de JPMorgan Asset Management sostuvo que las políticas comerciales proteccionistas que se promueven desde la Casa Blanca pueden ser perjudiciales para la globalización especialmente para las economías emergentes. Dryden explicó además que la decisión de Trump de retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) perjudicaría a México, que exporta el 25% de su Producto Interno Bruto (PIB) a Estados Unidos.

Ahora bien, desde la perspectiva del mercado financiero, las malas noticias por Trump, la suba de tasas y el dólar en máximos de 14 años no parecen haberle importado demasiado en las últimas semanas ya que el ETF de Mercados Emergentes (EEM) registró un avance del 10% desde mediados de diciembre a la fecha y ya recuperó el 100% de las pérdidas sufridas luego de la victoria de Trump.

Lo mismo ocurre con las acciones de Latinoamérica que acumulan una ganancia del 16% desde mediados de diciembre, erosionando las pérdidas sufridas el 8 de noviembre cuando se supo la victoria del magnate. El índice de bonos en dólares de mercados emergentes (EMB) registra una ganancia de 3.8% desde los mínimos de diciembre hasta los valores actuales, aunque aún no logra recuperarse del shock pos-Trump. Para los bonos en moneda local, las ganancias en las últimas semanas son del orden del 5% aunque apenas lograron recuperar el 50% de toda la caída por la victoria del magnate.

En concreto, las proyecciones que se hacen respecto del futuro de los mercados emergentes se basan en una ecuación demasiado racional para un mercado que cada vez es menos racional y opera fuera de los parámetros lógicos. Es cierto que Trump puede representar una amenaza pero también es cierto que, del crecimiento americano puede surgir un gran escenario económico para el resto del mundo y, probablemente, los emergentes encuentren la forma para ubicarse dentro de ese contexto. De hecho, el Banco Mundial ha expresado sus expectativas positivas para los emergentes pese al proteccionismo de Trump. Es probable que el miedo e incertidumbre que genera Trump para los mercados emergentes sean un factor que acerque las chances de ver grandes oportunidades en esos mercados, tal como viene ocurriendo en las últimas semanas. A medida de que el mercado continúe recuperando posiciones, probablemente más cantidad de participantes se convenzan de que puede haber una oportunidad en los emergentes.

Las acciones de los mercados emergentes han operado dentro de un bear market de largo plazo desde 2011 a la fecha y gran parte del pesimismo está incluido en los precios, con lo cual, a esta altura de los acontecimientos vale preguntarse si el riesgo Trump no se encuentra también en los precios. De ser así, el mercado comenzará a corregir tal des-arbitraje rápidamente y comenzaremos a registrar nuevos avances de mediano y largo plazo para los emergentes.

A esta altura y luego de años de debilidad, los emergentes tienen más para ganar que para perder.