Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Eliminarán trabas para la emisión de ON por parte de directorios de empresas

Otra de las normas modificadas por el proyecto de ley que ayer llegó al Congreso fue la Ley de Obligaciones Negociables (ON), los títulos de deuda que emiten las empresas en el mercado local. El proyecto de ley contempla los comentarios que los colocadores locales hicieron al Gobierno y, entre otras cosas, libera a ese sector del artículo 765 del Código Civil que permite la pesificación de las deudas en moneda extranjera.
El artículo en cuestión asustó a los acreedores en los años de cepo en los que varias cotizaciones paralelas convivían con la oficial. Permite cancelar deudas en moneda extranjera al tipo de cambio del día. Este proyecto de Ley, de ser aprobado, tendría el mismo estatus legal que el Código Civil por lo que permitiría con absoluta seguridad estar blindado frente a esa posibilidad. Las únicas condiciones aplicables en materia de moneda de pago serían entonces las estipuladas en las condiciones de emisión.
Otro reclamo de los colocadores locales que fue atendido fue el de la posibilidad de que los directorios de las empresas decidan la emisión de ON’s, algo que hoy necesita de la aprobación de la asamblea de accionistas (a diferencia de otras formas de endeudamiento que no lo requieren).
También el proyecto de Ley contempla la incorporación de cláusulas de acción colectiva en las emisiones de ON’s. Las CAC se incorporan en los prospectos de emisión para establecer que una mayoría de los acreedores pueden acordar con el emisor cambios en las condiciones de la deuda y, de esa manera, forzar a la minoría a aceptar las modificaciones. Las CAC le hubieran resultado muy útiles al país si hubieran estado incorporadas en los bonos que entraron en default en 2001, porque hubiera impedido el accionar de fondos buitre (minoritarios) que bloquearon el proceso de reestructuración posterior.
Las exenciones de Impuesto a las Ganancias e IVA para todas las operaciones y prestaciones relacionadas con ON también fueron un pedido del sector, aunque el plazo de amortización final de dos años parece algo largo a ojos los operadores dadas las condiciones del mercado local. Trampas como una amortización del 99% del capital en plazos menores y el 1% restante en el tiempo necesario para alcanzar los dos años ya están siendo imaginadas para el caso.