Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Eliminarán el 80% de los sumarios por infracciones a las normas cambiarias

Se restablecieron ferias administrativas para revisar los sumarios existentes. Estiman que la mayoría quedaron obsoletos. Es una nueva etapa en la relación con el mercado

Eliminarán el 80% de los sumarios por infracciones a las normas cambiarias

El titular del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, buscará dar de baja el 80% de los sumarios que sus antecesores iniciaron contra bancos y casas de cambio por irregularidades contra la normativa cambiaria. Durante la gestión de su antecesor, Alejandro Vanoli, la cantidad de expedientes por infracciones cambiarias se acercó a los 100.000 y como signo del cambio de tiempos en el organismo regulador del sector financiero el objetivo es eliminar aquellos que resultaran obsoletos o fueran considerados persecutorios por la nueva administración.


La relación entre el BCRA y sus entidades reguladas cambió tan drásticamente como lo hizo la realidad política del país desde el 10 de diciembre. Los cambios en el banco desde la llegada de Sturzenegger, y la remoción de Germán Feldman y Pedro Biscay de sus puestos al frente de la Superintendencia de Entidades Financieras, se tradujeron de inmediato en un trato mucho más amable con el sector.


Sturzenegger ubicó a Fabián Zampone en el asiento que antes ocupaba Feldman. Este abogado, de estrecha relación con Mauricio Macri y un pasado como dirigente en el Club Boca Juniors antes de transformarse en funcionario de la Ciudad, encabeza una nueva etapa al frente de los 700 empleados con los que cuenta la entidad para supervisar al mercado. En lugar de Biscay, además, fue puesto el economista Francisco Gismondi, un colaborador directo de Sturzenegger durante su paso por el Banco Ciudad.


El presidente de la entidad no quiere poner números, según pudo averiguar este diario, pero un cálculo estimativo que se maneja en el banco es que 8 de cada 10 de esos expedientes se caerán. En realidad, esa separación entre paja y trigo se está haciendo en estos días. Esta semana el BCRA comunicó el reestablecimiento de las ferias administrativas de enero y julio, un parate que tradicionalmente hace el banco en coordinación con las ferias judiciales.


Vanoli había eliminado las ferias como muestra del renovado celo de control de su gestión. La vuelta de las ferias es una muestra de la nueva voluntad del ente y, al mismo tiempo, un freno necesario para ordenar los cerca de 100.000 expedientes cambiarios en cuestión.


El criterio para dar de baja a la mayor parte de esos expedientes que estudian posibles violaciones a las normas cambiarias por parte de bancos y otras entidades financieras será que el cambio de normativa volvió obsoletas a esas infracciones. Otros son considerados directamente "aprietes" que el BCRA de Sturzenegger no tiene interés en proseguir.


Un tema clave para esa selección será también si se trata de expedientes que residan en el fuero administrativo o el penal. Los sumarios iniciados en base a la Ley Penal Cambiaria no serán tan fáciles de resolver como los administrativos.


Lo que se decidirá en sumarios que involucren a empresas y personas que estuvieron en conflicto con el Gobierno anterior todavía es una incógnita. Por ejemplo, expedientes que puedan involucrar al HSBC o Citi, ya sea que se trate de grandes causas o tecnicismos menores, van a contar con la mirada atenta de la oposición kirchnerista.