Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El rechazo que genera Donald Trump ayuda a mantener la tendencia alcista a Wall Street

El magnate intentará llevar a cabo medidas controvertidas que pueden crear pequeñas crisis que generen oportunidades de compra. México podría ser el primer caso

El rechazo que genera Donald Trump ayuda a mantener la tendencia alcista a Wall Street

La era de Donald Trump recién empieza y lo hace a plena incertidumbre porque el magnate devenido en presidente de los Estados Unidos genera más dudas que certezas. Si bien el shock inicial fue muy negativo, el mercado le dio el visto bueno a flamante mandatario desde que se conoció su victoria: los índices Dow Jones y S&P 500 acumulan avances del orden del 5% desde el 8 de noviembre en que se celebraron las elecciones a la fecha. No todos los mercados han festejado la victoria del republicano, México fue el mas castigado a nivel global ya que las medidas anunciadas por Trump contra el país vecino representan una seria amenaza para su economía.

Desde que se se supo que el magnate sería el 45´ presidente de los Estados Unidos, el peso mexicano se devaluó un 17%, pasando de 18,30 pesos por dólar hasta los 21,35 actuales, mientras que las acciones de ese país perdieron cerca de un 20% en dólares, medido a partir de un fondo estructurado que sigue las cotizaciones de las empresas mexicanas.

En el primer día de mandato de Trump cientos de miles de mujeres (y hombres) se manifestaron en contra del nuevo presidente y en contra de su plan de gobierno, así como en su discurso xenófobo y nacionalista. Si nos abstraemos de la política a esas manifestaciones las relacionamos con el mercado financiero podremos ver que existe un condimento positivo de cara al futuro y que podría alargar la vida al bull market (como llaman los operadores estadounidenses a los mercados alcistas) que transitan los principales índices norteamericanos desde 2009 a la fecha.

El rechazo a Trump y la violencia en las calles refleja un claro pesimismo, nada que se parezca a la euforia a nivel social que –generalmente– se suele encontrar en los techos de mercado de largo plazo. Los techos de largo plazo en los mercado financieros suelen ser alcanzados en contextos de optimismo generalizado, con sólidos datos económicos y con elevada popularidad de los gobernantes.

Obama se despide de la Casa Blanca con buenos niveles de popularidad mientras que Trump arranca su mandato con el menor nivel de aprobación en 40 años, según CNN y ORC. El rechazo a Trump representa un condimento alcista para el mercado ya que, hasta que la gente en Estados Unidos este realmente satisfecha con las medidas del magnate (si es que llega a estarlo), mucha agua correrá debajo del puente y el mercado no se saturará, es decir que tendrá la posibilidad de seguir con la racha alcista de largo plazo que protagoniza hoy.

Esto no quiere decir que el mercado no genere ajustes intermedios pero si aleja las chances de que veamos un escenario de crash y el inicio de un mercado bajista prolongado. Por lo tanto, cualquier ajuste deberá ser entendido como una oportunidad de compra para que luego la tendencia alcista de fondo sea reanudada hacia zonas superiores.

Probablemente Trump genere controversias con cada medida que intente llevar adelante y desate un cumulo de mini crisis en su intento de proteger a los Estados Unidos en detrimento de los beneficios de los demás países y mercados. México es la primera víctima de las políticas del nuevo presidente, sin embargo es factible considerar que detrás de cada crisis se generen oportunidades en esos mercados. Las expectativas negativas que se tienen detrás de las fantasiosas medidas del magnate difícilmente puedan llevarse a cabo en un 100%, ya que limitan con el poder judicial y con la voluntad del Congreso, el cual tiene mayoría republicana pero no se encuentra completamente alineado con la nueva administración, por lo que no garantiza que le vaya a aprobar todas las iniciativas que planea implementar el magnate.

En concreto, hasta el momento todavía sabemos menos de lo que ignoramos respecto de las medidas que intente implementar Trump y más incertidumbre aún genera la posibilidad de que tales medidas sean realmente implementadas, sobre todo en un mundo que de entrada se le ha puesto en contra al magnate.

Estas dudas pueden generar falsas expectativas y temores, que al despejarse pueden desencadenar en grandes oportunidades de compra en los mercados financieros. Invertir en contra de la manada (contrarian) suele permitir encontrar esas grandes oportunidades en los mercados. Probablemente Trump vaya mostrando el camino por el cual se desatarán las nuevas crisis y es allí en donde los ojos deberán estar puestos ya que pueden representar una oportunidad. Dependerá de la suerte de que no se generen nuevos cisnes negros que desencadenen crisis y corridas financieras importantes como las vistas en 2007 y 2008. El humor social es un indicio de que al menos estamos lejos de ello y que las chances de ver nuevos avances se mantienen de cara al 2017 y que eventuales ajustes probablemente puedan desencadenar en oportunidades de compra de mediano plazo.