Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El real avanzó pese al recorte de las tasas y ya se fortaleció 9,5% desde el mínimo post-Trump

No sólo la bolsa brasileña celebró ayer con una suba de 2,4% la decisión del banco central de acelerar el recorte de tasas para reactivar la economía. También el real se apreció 0,53% para cotizar a 3,17 por dólar, una muestra de que el mercado avala una mayor agresividad en el plano monetario, con tasas que aún después de la baja de 0,75% de ayer están en 12,75%. El real, que más allá de la fuerte depreciación que provocó el ascenso de Trump terminó el año como la moneda que más se fortaleció en el mundo (22%), ya recuperó 9,5% desde los 3,50 por dólar que tocó en su momento de mayor debilidad a principios de diciembre, borrando así todo el rojo acumulado a partir del resultado electoral en los Estados Unidos.
Hoy el mercado espera que la Selic, la tasa de referencia local, termine el año en niveles de 9,5% y ayude a sacar adelante a la economía. La tasa siendo altísima en términos reales ya que la inflación está en torno al 6% en Brasil. Un sondeo de Reuters muestra que el consenso del mercado ve a la moneda debilitarse un 6% este año hasta 3,49 por dólar en la medida en que los rendimientos locales se vayan reduciendo aunque existe una gran dispersión en los pronósticos, que van desde un nivel de 3 unidades por dólar a 3,9 unidades para fines del 2017.
Martín Polo, economista jefe de Analytica, sostiene que Brasil viene de tres años nefastos no solo de recesión sino depresión. "La caída del producto sigue sorprendiendo y la falta de datos sólidos hablan de la debilidad de la inversión y del consumo. La inversión fue la más castigada. Sin embargo, la perspectiva es que se alcanzó un piso el año pasado y sólo por una mejora gradual de la inversión se podría prever que el PBI empiece a repuntar, siendo el primer trimestre el período de consolidación de ese repunte".
Relacionándolo con el panorama local, Polo sostiene que sería ideal que Brasil mantenga un rango para el dólar de entre 3,10 y 3,20 reales ya que Argentina necesita de ese valor del dólar para el rebote de nuestras exportaciones vía mayores importaciones de Brasil.
Desde las mesas de dinero de los bancos las perspectivas para Brasil y para las acciones del país vecino continúan siendo optimistas, más aun con un escenario de recuperación del petróleo y con el fortalecimiento del real en las últimas semanas. "Los capitales van a volver a la región y Argentina y Brasil se muestran hoy en día como dos buenas alternativas para Wall Street e inversores internacionales", apuntan. El cambio de expectativas que generó la salida de Rousseff fue radical y los capitales internacionales comenzaron a ver a Brasil nuevamente con buenos ojos. El sector financiero es el que mas rápido se recuperó ya que suele ser el que primero anticipa los cambios de ciclo y de humor. Petrobras, Vale y el resto de las compañías también han tenido un buen año y la perspectiva positiva se mantiene.
Ezequiel Halfon, operador de bonos y acciones brasileñas, asegura que "la baja de tasas va a dinamizar la economía y es una señal que va a ser la tendencia de todo este año de no mediar ningún problema internacional". Y agrega que "en el caso del real, la recuperación está relacionada con la confianza en Brasil que genera en los inversores".