Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El que apuesta al dólar pierde: desde la suba de tasas del Central, el dólar cayó 10%

Las Lebac a 35 días llevan 11 semanas en niveles superiores al 37% y esto desalentó la demanda de divisas en la city. Desde el BCRA piden prudencia y mantienen el tipo de interés a la espera de una desaceleración de la inflación. Por FRANCISCO GALIZIA

El que apuesta al dólar pierde: desde la suba de tasas del Central, el dólar cayó 10%

En las últimas semanas el dólar se mantiene en niveles por debajo de los $ 15 según el promedio de las casas de cambio de la city porteña y no muestra movimientos significativos en sus valores. Esto sucede en un contexto de tasas altas que semana a semana son legitimadas por el Banco Central. Desde que comenzó la escalada de las Lebac a 35 días, el precio de la divisa estadounidense se derrumbó un 10%.

Coincidentemente con la suba de tasas se nota una baja sostenida del dólar en la city porteña. Es así como el 1 de marzo el dólar tocó su pico de $ 16,09 para la venta y en ese mismo día la autoridad monetaria decide elevar las Lebac a 37%. La semana siguiente la tasa pasa al 38% y el dólar cierra a $15,66. Desde el 8 de marzo hasta el 27 de abril, el Central mantuvo los títulos públicos en esos valores y recién en las dos primeras semanas de mayo redujo la tasa en medio punto porcentual. Sin embargo, el tipo de interés se mantiene en niveles elevados y esto le quita atractivo al dólar.

Desde el 1 de marzo hasta el cierre de hoy el dólar lleva una caída de 10% o una pérdida de $ 1,57. Lejos de detenerse esta tendencia, en los últimos 30 días, el dólar acumula una caída de 1,6%.

La participación del BCRA en el mercado mayorista de divisas es nula en la mayoría de las ruedas. Los exportadores y empresas actúan como los principales oferentes y los demandantes no ejercen demasiada presión como para elevar el valor del dólar. Esto es totalmente lo contrario a lo que sucedía durante la anterior gestión a cargo de Alejandro Vanoli. Allí el Central era el principal jugador de mercado y el único que ofrecía dólares.

Hoy la entidad que conduce Federico Sturzenegger actúa sobre el mercado de manera indirecta. Las tasas en niveles superiores al 37% ya llevan 11 semanas consecutivas y esto desalienta a los inversores a seguir apostando por el dólar en el corto plazo. Es así como parte de la demanda que antes se puntualizaba en la divisa, hoy se traslada a títulos públicos.

En las próximas semanas se espera que comience la liquidación de la cosecha de granos y esto podría presionar aún más a la baja el valor del billete estadounidense. Desde el Gobierno nacional está semana extendieron el plazo para liquidar los dólares a 365 días. Pese a que la cosecha de oleaginosa en el país es afectada por las inundaciones, se espera una producción de 109,4 millones de toneladas, la segunda mejor de la historia.

Desde el Banco Central piden prudencia y pese a que explican que la inflación “núcleo”-donde no te tienen en cuenta los aumentos por estacionalidad o puntuales de precios –muestra un descenso, las tasas por ahora no ceden.

“Durante la última semana no se tuvieron noticias relevantes con respecto a la dinámica inflacionaria. El Banco Central continúa esperando un descenso de la inflación subyacente en abril con respecto a marzo, pero recientes subas en el precio de algunos bienes sugieren cautela”, destacaron ayer desde la entidad.

Los hechos hasta ahora demuestran que la suba de tasas logró detener la escalda del dólar y mantenerlos en niveles estables. Pero el objetivo principal, bajar la inflación, aún no muestra resultados concretos. Ahora todos los ojos se posan en el segundo semestre, que es allí donde, según el Ejecutivo, la inflación comenzaría a desacelerarse.