Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El prospecto de los nuevos bonos incluye cláusulas para disminuir el riesgo buitre

El documento presenta una definición de "trato igualitario", en la que aclara expresamente que no hay obligación de pago como lo interpretaron los fondos con el pari passu

El prospecto de los nuevos bonos incluye cláusulas para disminuir el riesgo buitre

La Corte de Apelaciones de Nueva York allanó el camino para que el Gobierno pueda emitir en pocos días tres series de bonos con vencimientos en 2021, 2026 y 2046 para pagarles a los holdouts, lo que permitirá a la Argentina salir del default selectivo en el que entró a mediados de 2014.

El borrador del prospecto de emisión de los títulos agrega cláusulas de acción colectiva (CAC), que buscan atar a todos los inversores a las decisiones acordadas por la mayoría y disminuir los riesgos de un ataque holdout en caso de una reestructuración.

Pero además el documento define otro concepto de "trato igualitario" que evite a los nuevos tenedores usar, al igual que lo hicieron los holdouts, este argumento para reclamar resarcimientos en las cortes.

Las CAC permitirán al país modificar las condiciones de pago de los bonos, en caso de una reestructuración de deuda, sin el consentimiento de todos los titulares. Es decir, entre otras condiciones que establece el documento, el país deberá conseguir la aceptación superior al 75% de todas las series para obligar a todos los bonistas díscolos al acuerdo de una mayoría.

En particular, esta condición obedece al modelo de las "single-limb" CAC, creado por la International Capital Market Association (ICMA), explicó Rodrigo Olivares-Caminal, profesor de la Universidad de Londres y especialista en reestructuraciones de deuda.

La asociación, que representa a los bancos más importantes del mundo, además de inversores y emisores de deuda, configuró a fines de 2014 un nuevo marco financiero entre los países y sus acreedores, para evitar repetir el caso argentino.

Es que a pesar de que el país llegó a reestructurar el 93% de la deuda en default, no pudo evitar que los acreedores presenten demandas en las cortes de Nueva York para exigir el total de los pagos adeudados.
Las "single-limb" representan, según ICMA, el avance más radical en las CAC. "El uso de este método permite que cualquier propuesta de modificación o acción que se lleve a cabo con respecto a varias series de bonos puedan ser aprobadas en un solo voto entre los titulares de todos las bonos de la propuesta afectada", apuntó la organización en su informe publicado en octubre de 2014.

A su vez, el equipo económico se ocupó de definir en detalle el concepto de "trato igualitario", que los fondos buitres usaron a través del pari passu – como estrategia para ganar la demanda más importantes en Nueva York, entre ellas la que llevó a la Argentina al default.

El prospecto detalla que los bonos se encuentran en igualdad de condiciones entre si e igualmente con el resto de la deuda no subordinada pública externa. Sin embargo, aclara que "esta disposición no será interpretada para requerir la República hacer pagos en virtud de cualquiera de las series de los bonos proporcionalmente con los pagos que se realicen en virtud de cualquier otra deuda externa pública".

El prospecto anterior hablaba de obligaciones de pago que tenían que hacerse en igualdad de condiciones. En esta ocasión, el prospecto actual aclara expresamente que no hay obligación de pago a prorrata.