Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El probable ingreso de Lula al Gobierno golpeó al Bovespa: cayó más de 3%

Ocupar un cargo oficial le brindaría protección ante las denuncias en su contra. Al conocerse los rumores, el real se depreció y las acciones de Petrobras se desplomaron.

El probable ingreso de Lula al Gobierno golpeó al Bovespa: cayó más de 3%

El Bovespa se desvalorizó tras una jornada de agitación política en la que corrieron fuertes rumores de que el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva podría ser nombrado ministro, lo que impediría que el ex mandatario -acusado por lavado de dinero vía ocultación de patrimonio y falsificación de documentos- sea juzgado por un tribunal común.

La Bolsa de San Pablo cerró en rojo y su principal índice, el Bovespa, cayó 3,56% hasta ubicarse en 47.130,02 puntos. El real, en tanto, se depreció 3,86% frente al dólar estadounidense.

En medio del escándalo de corrupción de Petrobras, el principal indicador paulista volvió a bajar por los rumores que indican la incorporación del ex presidente Lula Da Silva en el gabinete de Dilma Rousseff,.

Las acciones de la petrolera brasilera se desplomaron 10,68% en la bolsa paulista y un 9,87% en la Bolsa de Buenos Aires. El real, en tanto, se depreció 3,86% frente al dólar estadounidense, moneda que terminó la sesión negociándose a 3,762 reales para la compra y 3,764 reales para la venta en el tipo de cambio comercial.

AL mismo tiempo, la caída de Petrobras Brasil en casi 10% y arrastró al Merval, que perdió 3,74%.

El ex jefe de Estado –que gobernó entre 2003 y el 2010- quedaría a resguardo de la justicia que investiga supuestos delitos vinculados a la corrupción en Petrobras, lo que también podría respaldar a su sucesora, amenazada a su vez de un juicio de destitución por corrupción y fraude.

El ex presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva ingresará al gabinete de la mandataria Dilma Rousseff como ministro a cargo de la Secretaría de Presidencia, aseguró hoy la prensa local. Esto le daría protección en las investigaciones por el caso Petrobras, en la que se encuentra cada vez más complicado, luego que la Corte aceptara tomar las declaraciones de un “arrepentido” de alto rango que acusa a Dilma y Lula.

Entre las nuevas acusaciones, se declaró que Rousseff y Lula “sabían” de la corrupción en la petrolera e intentaron “manipular” a la Justicia para obstruir la investigación y liberar a algunos acusados.

La decisión del PT se comunicó tras conocerse hoy la declaración que efectuó el senador Delcídio Amaral, con demoledoras acusaciones contra la Jefa de Estado y el líder del Partido de los Trabajadores.

Será el primer ex presidente en convertirse en ministro en la historia reciente de Brasil. Al aceptar la propuesta de Rousseff para sumarse a su Gobierno, Lula quedaría “blindado” pues el nombramiento le hará gozar de cierta inmunidad ante las causas de corrupción.

Según O Globo, el ex presidente avisó a varios militantes de su partido ayer que decidió aceptar la invitación “para integrar un ministerio y volver a trabajar en el Palacio de Planalto”, la sede del ejecutivo, antes de una reunión prevista para hoy en Brasilia con Rousseff.

Fuentes del PT sostuvieron que Lula se habría convencido de ocupar un cargo tras las masivas protestas del domingo pasado, y después de que la jueza de San Pablo pusiera en manos de Sergio Moro, magistrado a cargo del caso Petrobras, la decisión sobre el pedido de prisión preventiva para el presidente por lavado de dinero y ocultación de bienes.  

El ministro de la Presidencia, Jaques Wagner, justificó que Lula ha sido sondeado y valoró que su presencia reforzaría la “capacidad de articulación política” y de diálogo del Gobierno con el Congreso, que se apresta a retomar el trámite para un eventual juicio político contra Rousseff.

Por su lado, la oposición anunció que podría acudir a los tribunales para intentar impedir el nombramiento, con el argumento de que Lula está intentando escapar de la Justicia o por lo menos estirar los procesos en su contra. Según Brasil 247, el ex presidente impuso condiciones para aceptar la invitación de Rousseff a integrar su gabinete.