Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El petróleo se hundió más de 4% tras un aumento de los derivados en EE.UU.

El Texas WTI cerró cerca de los u$s 45 y el Brent, de los u$s 46, presionados por la mayor suba semanal de inventarios en EE.UU. desde 1990.

El petróleo se hundió más de 4% tras un aumento de los derivados en EE.UU.

Los precios del petróleo se hundieron más de un 4 por ciento, borrando las así ganancias de la sesión previa, tras datos de inventarios del crudo estadounidense, y particularmente sobre un aumento en sus derivados, que reforzaron las preocupaciones por la abundancia de suministros a nivel global.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del petróleo intermedio de Texas (WTI) para entrega en agosto bajaron 2,05 dólares respecto a la última jornada.

De este modo, el Texas (WTI) cayó hoy un 4,38 %, hasta los 44,75 dólares el barril.

El crudo europeo Brent cayó 2,21 dólares, o un  4,6%, a 46,26 dólares por barril.

Ambos crudos referenciales habían subido casi un 5% el martes por coberturas de posiciones cortas y compras técnicas, recuperándose desde mínimos de dos meses tocados al comienzo de la semana. Sin embargo, los nuevos reportes derrumbaron nuevamente los precios.

Los inventarios de petróleo en Estados Unidos bajaron menos de lo esperado la semana última, mientras que los de destilados tuvieron su mayor incremento desde enero y también crecieron los de gasolina, informó la Administración de Información de Energía (EIA por sus siglas en inglés).

El informe de inventarios presionó aun más a un mercado que ya estaba a la baja tras la advertencia de la Agencia Internacional de Energía, que indicó que la abundancia global de  petróleo no está disminuyendo y amenaza la recuperación del mercado.

El total de suministros comerciales de petróleo y derivados tuvo un aumento semanal de 7,1 millones de barriles equivalentes, hasta los 1.380 millones de barriles. Esa suba semanal es la mayor desde 1990, según los datos dados a conocer por el Departamento de Energía.

También se informó de que las reservas de petróleo en Estados Unidos tuvieron un descenso semanal de 2,5 millones de barriles, hasta los 521,8 millones, pero siguen en máximos históricos que no se veían en ocho décadas.

“El sorpresivo incremento en los inventarios de gasolina en el pico de la temporada de alto tránsito en Estados Unidos y el gran crecimiento de las existencias de combustible para calefacción marcarán el tono para precios más bajos”, dijo Tariq  Zahir, operador de Tyche Capital Advisors en Nueva York.  “Los mercados de productos seguirán debilitando al conjunto de los mercados de energía”, agregó Zahir.

Por su parte, los contratos de gasolina con vencimiento en agosto bajaron 5 centavos, hasta 1,39 dólares el galón, mientras que los de gasóleo de calefacción para entrega en el mismo mes bajaron 8 centavos y quedaron en 1,38 dólares el galón.

Finalmente, los contratos de gas natural para entrega en agosto apenas tuvieron cambios y quedaron en 2,73 dólares por cada mil pies cúbicos.