Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

EL petróleo cerró por debajo de los u$s 50 presionado por un exceso de combustibles

El WTI bajó 1,3%, también presionado por el alza del dólar. Por su parte, el Brent cedió 0,84% y cerró en 46,76 dólares.

EL petróleo cerró por debajo de los u$s 50 presionado por un exceso de combustibles

El petróleo bajó por segunda sesión consecutiva, porque un alza del dólar y un exceso global de combustibles contrarrestaron los pronósticos de una menor acumulación de existencias de crudo en Estados Unidos.                

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del petróleo intermedio de Texas (WTI) para entrega en agosto bajaron 59 centavos de dólar respecto a la última jornada.

Así, el Texas WTI bajó hoy 1,3%, hasta los 44,65 dólares el barril, con el mercado apostando a que este miércoles se anuncie un nuevo incremento en las reservas petroleras de Estados Unidos.

En tanto el barril de petróleo Brent para entrega en septiembre cerró en el mercado de futuros de Londres en 46,76 dólares, un 0,84% menos que al término de la sesión anterior.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la jornada en el International Exchange Futures con un retroceso de 0,40 dólares respecto a la última negociación, cuando acabó en 47,16 dólares.


El mercado además espera que los datos sobre las existencias de petróleo que se publicarán más tarde y mañana ayuden a dar dirección a los precios.                


El grupo industrial Instituto Americano del Petróleo (API)  difundió su informe semanal de existencias, que indicó que los inventarios de crudo y destilados en Estados Unidos cayeron la semana pasada, mientras que los de gasolina crecieron, y esto presionó los precios a la baja. Por otro lado, el mercado se encuentra a la espera del informe de la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA), que presentará sus datos el miércoles.                

Los inventarios de petróleo disminuyeron en 2,3 millones de barriles, a 520,9 millones de barriles, frente al descenso de  2,1 millones de barriles proyectado por analistas. Las existencias en Cushing, punto de entrega del contrato de crudo referencial en Estados Unidos, descendieron en 84.000 barriles, sostuvo API.                

Sin embargo, los inventarios de gasolina aumentaron 805.000 barriles, frente a las expectativas del mercado de que se mantuvieran estables, pesionando los precios a la baja.  

La atención del mercado estuvo puesta, sin embargo, en una  sobreoferta de combustibles inesperada para el verano del norte, cuando el consumo suele ser muy alto por la temporada de vacaciones. La dificultad para almacenar hidrocarburos en tierra debilitó los precios y llevó a que los operadores busquen espacio en tanqueros en el mar para entregas posteriores.                

A ello se suman informes previos que dan cuenta de que existe una abundancia en las reservas de gasolina y otros derivados del petróleo, y las refinadoras están reduciendo progresivamente sus compras de crudo.

De este modo, la fortaleza del dólar y el temor a que continúe el exceso de oferta en el mercado contrarrestaron la tendencia al alza de los precios ante las perspectivas entre los analistas de que las reservas de petróleo de Estados Unidos vuelvan a caer esta semana.

El precio del barril de Brent se ha mantenido por debajo de la barrera psicológica de los 50 dólares desde el inicio de julio, ante el miedo a que el ajuste entre la oferta y que la demanda previsto para la segunda mitad de 2016 sea más moderada de lo esperado.