U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

El petróleo prolongó su avance en Nueva York y Londres

El petróleo prolongó su avance en Nueva York y Londres

El precio del petróleo del tipo de referencia West Texas Intermediate (WTI) experimentó un nuevo avance en el New York Mercantile Exchange (Nymex), al aprovechar un nuevo retroceso del dólar ante las grandes divisas extranjeras, pese a las declaraciones mesuradas de dirigentes estadounidenses.

El crudo WTI avanzó 1,01 por ciento, a 66,17 dólares el barril de 159 litros.

En Londres, en una jornada volátil, el crudo Brent ascenió 0,07%, a u$s 70,47 el barril, luego de que ayer llegara a cotizarse a u$s 71,28 por barril, el nivel más alto desde 2014.

De esta forma, ambos contratos cerraron la semana con avances por el respaldo que les brindó un dólar más bajo.

La moneda estadounidense tocó hoy un nuevo mínimo de tres semanas frente a una canasta de monedas.                

Como el petróleo se comercializa en dólares, las oscilaciones del billete verde pueden impactar la demanda porque afectan al precio de compras de combustibles para países que usan otras  divisas.

Aún así, los avances de precios del crudo son limitados por la debilidad de la demanda por motivos estacionales.

“Pese a un panorama generalmente saludable, la demanda de petróleo a corto plazo podría bajar debido al fin del invierno en el hemisferio norte”, resaltó Georgi Slavov, jefe de investigación en la  firma de materias primas Marex Spectron.

Muchas refinerías cierran después del invierno para realizar mantenciones, lo que resulta en menores pedidos de crudo, su materia prima más importante.

Por el lado de la oferta, la producción de petróleo en los Estados Unidos tocaría los 10 millones de bpd  pronto, lo que lo pondría al nivel del mayor exportador mundial  de crudo, Arabia Saudita.

La producción de petróleo de Estados Unidos ha crecido más  de un 17 por ciento desde mediados de 2016. Sólo Rusia produce  más, con un promedio de 10,98 millones de bpd en 2017.

El aumento del bombeo estadounidense amenaza con complicar los recortes de producción liderados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, que tiene como objetivo apuntalar los precios.

Esos recortes, combinados con el aumento de la demanda,  contribuyeron a un alza cercana al 60% en los precios del crudo desde mediados de 2017 debido a que los excesos de inventarios se redujeron.