Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El crudo cerró la semana con una suba marginal

El crudo WTI concluyó a los u$s 47,97 el barril. La soja volvió a caer y finalizó a u$s 358,88 por tonelada.

El crudo cerró la semana con una suba marginal

Los precios del petróleo concluyeron la última rueda de la semana con una leve suba gracias a compras concretadas cerca del final de la sesión, pero en la semana acumuló una pérdida debido a las persistentes preocupaciones sobre un exceso de suministros de crudo.

Los futuros del West Texas Intermediate (WTI), el referencial del petróleo estadounidense, ganó 27 centavos, hasta los 47,97 dólares por barril, pero acumuló una caída de 0,5 por ciento en el transcurso de la  semana.

En Londres, el crudo Brent subió 24 centavos, hasta los u$s 50,80 el barril, pero bajó 1,8% en la semana.

El petróleo operó con una tendencia bajista por más de dos semanas, después de que una serie de reportes de inventarios de los Estados Unidos sugirieron que los recortes a la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no tuvieron el efecto deseado para reducir un exceso global de suministros.

Ayer, un funcionario del Ministerio de Energía de Arabia Saudita dijo a Reuters que sus exportaciones de crudo a los Estados Unidos caerán en cerca de 300.000 barriles por día (bpd) desde febrero y que se mantendrían en esos niveles durante los próximos meses.

El funcionario agregó que espera que la disminución ayude a reducir los inventarios en los Estados Unidos, que anotaron un récord semanal de 533 millones de barriles la semana pasada.

Las existencias se mantuvieron elevadas, en parte, por razones estacionales relativas a una menor actividad de las refinerías.

Las exportaciones saudíes a otras regiones continúan siendo altas, pese a un esfuerzo encabezado por la OPEP y respaldado por otros productores, incluyendo a Rusia, para reducir la producción en 1,8 millones de bpd durante la primera mitad del año.

Sin embargo, salvo que la OPEP extienda el acuerdo de reducción de la producción más allá de junio o realice recortes aún mayores, los precios del petróleo están en riesgo de caer aún más.

El más reciente recuento de plataformas de perforación activas en los Estados Unidos mostró un aumento de 14 instalaciones, en la décima semana sucesiva de incrementos, según datos de Baker Hughes.

¿Qué pasó con la soja?

Los futuros de soja se hundieron 1,6% en el mercado de Chicago,  presionados por la recolección en curso de una cosecha enorme en  Sudamérica y crecientes expectativas de una gran superficie sembrada con la oleaginosa en los Estados Unidos.

En tanto, el maíz bajó a mínimos en 10 semanas presionado por una abundancia global de inventarios y temores a que se desvanezca la demanda de suministros estadounidenses para exportación.

En cambio, el trigo cerró con subas en Chicago, rebotando desde mínimos en dos meses y medio.

El contrato de soja para mayo cerró con una caída de 1,56%, hasta los u$s 358,44 por tonelada, y en la semana retrocedió 2,5%.

El descenso de hoy fue el mayor para el contrato más activo desde el 1,6% que bajó el 16 de febrero.

Expectativas de un buen nivel de humedad en suelo en la región central de Estados Unidos cuando los productores comienzan la siembra sumó presión al mercado de maíz, pero las subas del trigo dieron algo de soporte a los precios.

El contrato de maíz para mayo en Chicago cerró con una caída de 0,28%, hasta los u$s 140,05 por tonelada. Los futuros de maíz sufrieron su  quinta caída consecutiva, y en la semana perdieron 3,2%.

El contrato de trigo para mayo subió 1,01%, y cerró a u$s 156,26 por tonelada. El repunte de los precios fue limitado por la llegada de lluvias en el cinturón triguero de la zona sur de los Grandes Llanos  estadounidenses y pronósticos de más precipitaciones. En la semana, el contrato perdió 2,6%, sumando su tercera semana consecutiva de retrocesos.