Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El peso se aprecia frente a todas las monedas menos el real brasileño, que gana terreno en junio

La brecha de competitividad con el gigante latinoamericano se mantiene sin cambios desde diciembre de 2015 gracias a que el real ganó 5% en junio

El peso se aprecia frente a todas las monedas menos el real brasileño, que gana terreno en junio

Si bien el peso no para de encarecerse en comparación con las monedas de todo el mundo, al menos se mantiene frente a la de Brasil, el principal socio comercial de la Argentina. El real se apreció 5% en junio y así devolvió al tipo de cambio real bilateral a los niveles del 17 de diciembre, día del fin del cepo.

En el primer día sin cepo, el tipo de cambio real bilateral con Brasil había mejorado 41,6% aunque con el correr de los días comenzó a deteriorarse. El tipo de cambio real es un índice elaborado por el Banco Central que mide qué tan caro o barato está el peso. Así, la devaluación de diciembre lo abarató, como así también lo hizo la suba del dólar que llegó hasta febrero. Por el contrario, la inflación tiende a encarecer el tipo de cambio real, al igual que la baja del dólar desde marzo a esta parte.

Según datos de la consultora Ledesma, existe un diferencial de inflación de 19,1% con respecto a Brasil desde diciembre a mayo de este año, lo que tiende a restar competitividad al peso.
"El peso se depreció contra todas las monedas, pero en todos los casos la alta inflación local se comió la mayor parte de la devaluación nominal tras la salida del cepo. Por eso los tipos de cambio reales no mejoraron", dijo Gabriel Caamaño Gómez de la consultora Ledesma, quien destacó que con Brasil la situación mejoró gracias a la apreciación del real causada por la salida de Dilma Rousseff.

La diferencia en el caso de Brasil es que el real se disparó 5% este mes tras una escalada que se remonta a enero. El dólar en Brasil superó el umbral de los R$ 4 en enero de este año, pero con los rumores de que Michel Temer podría ocupar la presidencia, la divisa fue ganando fuerza. El viernes cayó a R$ 3,41. En ese período, con la unificación cambiaria el dólar en Argentina pasó en diciembre de $ 9,80 a los $ 13,36 en un día, pero luego de tocar los $ 16 en marzo comenzó una senda bajista hasta el piso de los $ 14.

"Por un lado nos depreciamos contra el dólar pero al mismo tiempo Brasil apreció su moneda. Así, tuvimos una ganancia de tipo de cambio con la salida del cepo, aunque el nominal se fue planchando. Es por esto que la pérdida de competitividad se dio más a través del tipo de cambio multilateral", dijo Dante Sica, titular de Abeceb.com.

Desde la salida del cepo el tipo de cambio real multilateral empeora 11% (tras mejorar 40% en un sólo día). El tipo de cambio real bilateral con Brasil, en cambio, se mantiene intacto en el mismo período.

Teniendo en cuenta que el tipo de cambio local seguirá estable, de acuerdo a las expectativas del mercado, la diferencia puede marcarla el real brasileño, que el viernes se consagró como la segunda moneda más volátil entre las 31 divisas que sigue la agencia Bloomberg.

"Brasil discute el día a día", remarcó Sica. Había mucha expectativa con el gobierno de Temer, pero la caída de tres ministros y el hecho de que todavía no avanza con el programa fiscal, está generando dudas respecto a una posible vuelta de Dilma Rousseff, explicó el economista. Su regreso podría hundir a la moneda brasileña.

Pero el real continuará fluctuando hasta que el horizonte político no esté claro. "Si Temer consolida un paquete de medidas y avanza en los temas fiscales, el tipo de cambio estará más estable o quizás más bajo", dijo Sica.