El mundo juega para Argentina: acciones y FCI para aprovechar la oportunidad

Contribuiría el bajo punto de partida de los papeles en comparación con otros de similares mercados. La pérdida de la renta variable con la inflación y el castigo en los ADR los convierte en activos baratos.

Las acciones argentinas finalizaron el 2020 sin grandes retornos. A diferencia de otros años, la renta variable en pesos local no le pudo ganar a la inflación. A su vez, los precios de las acciones argentinas en Nueva York se mantienen en mínimos. Las acciones de Wall Street y de mercados emergentes se recuperaron del coronavirus y opera en máximos. En cambio, los adrs argentinos siguen en zona de mínimos históricos. Dados los precios de las acciones, su relación con el riesgo país y el contexto global, anticipan que este 2021 podría ser mejor para la renta variable, aunque manteniendo cierta cautela.

Las acciones en pesos, resumida por el S&P Merval ganaron un 24% en 2020, por lo que se ubicaron por debajo de la inflación. Incluso, si se contempla la devaluación y la dinámica cambiaria se ve que los papeles perdieron también en moneda dura. Los adrs tuvieron en 2020 caídas desde el 13% hasta el 58%.

Mirando hacia adelante, los mercados globales podrían jugar a favor de la renta variable local. La Fed prometió tasas bajas por más tiempo, sumado a que el contexto de extrema liquidez se podría mantener, junto con un escenario de búsqueda de rendimientos por parte de los inversores a nivel mundial. Además, un dólar débil podría beneficiar a las materias primas. Todos estos son factores que podrían favorecer a las acciones locales de cara a 2021.

De cara a 2021, entre los drivers de corto para las acciones se deberán considerar las negociaciones con el FMI, el manejo del rebrote de los contagios en cuanto a la posibilidad de nuevas restricciones, las elecciones de medio término y las nuevas medidas económicas que puedan tomarse.

Los analistas de Capital Market Argentina (CMA) afirmaron que, hacia 2021, la gran liquidez en los mercados centrales impacta favorablemente en los precios de las materias primas, lo cual beneficia directamente las finanzas públicas y economía local.

Si bien el crecimiento económico estimado para el 2021 se encuentra entre el 5% y el 6%, lo cual es un dato alentador, será clave monitorear las señales que emita el Gobierno en cuanto a la renegociación con el FMI para provocar un aumento de la inversión. Todo esto dentro de un año con elecciones de medio término y lo que parecería inminente un recrudecimiento de la pandemia. En este escenario seguiremos favoreciendo papeles defensivos y cuyos ingresos estén en moneda dura, como Aluar (ALUA) San Miguel (SAMI) o Ternium Argentina (TXAR), así como Cedears con una exposición reducida al mercado argentino, como MercadoLibre (MELI) y Globant (GLNT). Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) gracias a su cartera de inversiones en instrumentos del exterior, sumado al fuerte crecimiento en el volumen operado es otra elección. Además, Loma Negra (LOMA) podría ser atractiva a mediano plazo , estimaron desde CMA.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) también consideraron que el mercado externo será un buen punto para las acciones locales (aunque de forma indirecta).

“El flujo hacia los mercados emergentes será muy importante, y en parte podrá derramar sobre el mercado local. Para 2021 se espera un dólar más débil debido a las políticas de estímulos de USA, fortaleciendo las monedas emergentes y empujando las perspectivas económicas de recuperación estos países. A su vez, por el exceso de dinero y los bajos rendimientos en renta fija, impulsarán a los inversores a seguir buscando rentabilidad en renta variable de la región. En particular, sin dudas, acá miramos a Brasil , dijeron desde PPI.

Analizando también la relación entre los precios de las acciones y la dinámica del riesgo país, se puede ver el desarbitraje que existe entre ambos. Es decir, la caída del riesgo país desde sus picos previos al canje de deuda no derivó en una mejora sustancial en el precio de las acciones.

Sobre este punto, los analistas de Cohen afirmaron que aquellos que tengan un perfil más agresivo, los valores actuales de las acciones podrían representar una oportunidad.

Con un perfil de inversor más agresivo, el Merval es una buena opción dado que, a los niveles actuales con el riesgo país actual, notamos que está desarbitrado y tendría buen margen para subir. Por caso, mirando la relación Merval en dólares (CCL) y riesgo país, podría tener un repunte de al menos el 50% , estimaron.

Fondos de inversión en acciones

Una de las maneras de aprovechar las oportunidades en el mercado de acciones es a través de los fondos comunes de inversion (FCI). Estos vehículos pueden ser utilizados por los ahorristas que deseen posicionarse en acciones argentinas y relegan la toma de decisiones de inversiones en renta variable local en especialistas del mercado. Al suscribir un fondo de inversión en acciones, el inversor compra un portfolio de papeles argentinos, administrado por un portoflio manager del FCI.

Según la Consultora 1816, los fondos ganaron en promedio en 2020 un 18% invirtiendo en acciones. Los 5 fondos que más ganaron en renta variable son liderados por MAF Acciones Argentinas de Mariva Fondos, ganando un 43,6%.

Le sigue en segundo lugar el fondo Tavelli Plus, que ganó un 37,4% en 2020. Mientras que el listado lo completan Compass Crecimiento obtuvo retornos por 27,89%, SBS Acciones Argentina, con un 22,93%, y Schroders Renta Variable con un 22,51% de ganancia en el año.

Desde Grupo SBS explicaron que parte de la estrategia del fondo SBS Acciones Argentina FCI para obtener buenos rendimientos fue la de seleccionar acciones que habían quedado rezagadas o que habían sido sobrecastigadas y que podían rendir bien de cara a la segunda mitad del 2020.

“En la segunda mitad del año intentamos identificar aquellos papeles cuya valuación quedó excesivamente castigada luego del impacto inicial. Análisis como calcular la tasa de descuento (y por tanto riesgo país) implícito en el valor de ciertos papeles o la valuación implícita de la capacidad instalada versus comparables regionales nos asistió en la selección de las principales apuestas y creemos que rindió sus frutos a la hora de diferenciarnos de la competencia en un contexto de rebote del mercado , dijeron desde Grupo SBS.

Según el relevamiento de Criteria, los fondos de inversión en acciones con mayor market share son el fondo Consultatio acciones Argentinas, que gestiona $ 3300 millones. Le siguen Compass Crecimiento, que administra $ 3100 millones, Galileo Acciones, con $ 2500 millones, y Schroders Renta Variable, con $ 2400 millones.

Mariano Fiorito, fund manager de Schroders, explicó que las causas por las cuales el fondo de acciones que administra logró un rendimiento destacado se debe al proceso de inversión que llevan a cabo desde la compañía, el cual se basa en analizar desde lo fundamental, el estudio de los flujos y de las variables técnicas de los activos propiamente dicho.

“Durante la primera mitad del año, el fondo que estuvo muy defensivo con un posicionamiento de cash y activos defensivos por encima de los pares, lo cual nos jugó muy a favor. Esta estrategia respondió a la visión global de Schroders ya que veíamos una retracción de fondos desde mercados emergentes. En la segunda mitad del año, armamos una estrategia más invertidos esperando un rebote aunque en general mantuvimos cierta prudencia. Durante el último año las principales fuentes de atribución provienen de haber sobreponderado Ternium y TGS en relación a bancos , dijo.

Tags relacionados

Más de Finanzas y Mercados

Compartí tus comentarios