Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El mercado se convence de que la Fed subirá las tasas este año

Después de Jackson Hole, las chances de un aumento el mes que viene pasaron del 18% al 42%. Pero el mercado aún cree que una suba en diciembre es lo más probable (65%)

El mercado se convence de que la Fed subirá las tasas este año

Sobre el cierre de la reunión anual de banqueros en Jackson Hole, la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen indicó que hoy en día existen mayores argumentos para impulsar una suba de las tasas de interés. De todos modos no confirmó la decisión de de una nueva suba de tasas en septiembre y evitó comprometerse a que eso ocurra.

Luego del discurso de Yellen, la probabilidad de que la Fed aumente el costo del dinero y lo coloque en el rango de 0.50% y 0.75% se disparó para la próxima reunión del 21 de septiembre desde 18% al 42% y se mantiene en niveles similares (47%) para la reunión de noviembre. Las mayores probabilidades aún se concentran, de todos modos, en diciembre, con un 65%. Las chances que asignan a que la tasa aún esté entre 0.25% y 0.50% para ese mes es de apenas 35%. En ese sentido, los próximos datos económicos y en especial, el de empleo de agosto, serán claves para definir el timing.

Mucho se hablaba antes de comenzar el 2016 que era probable ver entre dos y tres subas de tasas este año. Pero por ahora, y con sólo tres reuniones por delante, no hemos visto ninguna suba de tasas. Y el mercado le asigna muy pocas probabilidades (18%) a que veamos dos subas y que la tasa se ubique en el rango de 0.75% y 1% para diciembre.

Estos escenarios van en línea con los discursos gradualistas de Yellen, quien propone ir subiendo la tasa sin tanto empinamiento y de una forma más progresiva. De todos modos, ese gradualismo puede ser un arma de doble filo ya que si se demora mucho, la Fed se quedaría sin un recurso clave para combatir una potencial recesión o crisis financiera o bursátil y por lo tanto, de alguna manera, el tiempo y las potenciales burbujas financieras que se encuentran en desarrollo producto de tasas bajas durante tanto tiempo, comienzan en esta instancia a ser un factor que alienta una suba más apresurada de tasas.

Luego del discurso de Yellen los mercados reaccionaron negativamente aunque las bajas no fueron tan pronunciadas: 0.2% para el Dow Jones y el S&P500 y una suba marginal del 0.13% para el Nasdaq. Quizá los más vulnerable hoy a la suba de tasas son los emergentes, quienes por estos días gozan de un rally importante luego de años de haber sido castigados y aprovecharon el discurso de la presidenta de la Fed para una toma de ganancias.

Pero las bajas no son significativas ni alertan sobre un cambio de tendencia. Simplemente muestran una reacción a una potencial suba de tasas y la importancia de ajustar "stops" a las posiciones compradas o a buscar cierta cobertura ante ajustes de corto o mediano plazo. Las chances de haber visto un piso en los mercados emergentes son importantes y es significativo el cambio de humor para el mediano plazo. Pero a la vez es importante señalar que los movimientos de los activos financieros no son lineales sino que más bien se mueven de manera serruchada, y producto de ese comportamiento, es probable que se produzca un recorte debido a la suba de tasas. Estar prevenido nunca puede ser un error.