Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El mercado espera hoy nueva inyección de liquidez que debilite al euro

Hoy se realiza una nueva reunión del Consejo Ejecutivo de la autoridad monetaria de la eurozona, un año después de haber lanzado su programa de inyección de dinero

En la rueda previa a la reunión de hoy del Banco Central Europeo, el euro cayó a valores mínimos de una semana, para luego terminar en u$s 1,108, por la expectativa de que el presidente de la entidad, Mario Draghi, anuncie una nueva inyección de estímulos a la zona euro, herramienta necesaria para alejar al fantasma de la deflación.
El mercado da por descontado que la autoridad monetaria de la UE vuelva a reducir las tasas de depósitos en 10 puntos básicos a un -0,4%. Además, se prevé que anuncie una nueva compra masiva de activos, actualmente en el orden de los 60 millones por mes, e introduzca tasas de interés escalonadas, tal como lo hiciera anteriormente el Banco de Japón para impulsar la inflación.
Si esto sucede, la moneda única sería impulsada a la baja, lo que aumenta las posibilidades de que para el segundo semestre del año se acerque hacia una paridad con el dólar.
Sin embargo, los inversores mantienen la cautela respecto al tipo de cambio con la divisa estadounidense. En el último anuncio realizado por Draghi a fines de 2015, las inyecciones al mercado no estuvieron a la altura de lo esperado por el mercado, lo que impulsó a la moneda europea a una leve suba.
En aquel momento, recortó la tasa de depósito en 10 puntos básicos, hasta el -0,3% actual, sin añadir ninguna otra medida, lo que supuso una decepción para los inversores: ese día, el euro reaccionó y acumula desde entonces un avance del 4% frente al dólar.
Ahora la posición del banquero italiano es más delicada. Los analistas reconocen que estos anuncios se dan en un contexto más adverso, ya que a las dificultades propias de la UE se le suman retos globales, tal como precisó el Bank of America Merril Lynch en su más reciente informe.
El BCE apunta a una devaluación de su moneda para impulsar el aumento de los precios en la zona euro, cuyas expectativas distan de ser alcistas. La tasa implícita de inflación a cinco años llegó a descender en febrero hasta el 1,36%, la más baja desde el nacimiento del euro en 1999. Solo el rebote del petróleo en las últimas jornadas está alimentando un repunte de esas perspectivas.