Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El mensaje entrelíneas de la Fed a Trump y un posible foco de conflicto

El mensaje entrelíneas de la Fed a Trump y un posible foco de conflicto

La reunión del día de ayer de la autoridad monetaria de los EE.UU., la primera que se realizaba luego de la asunción del presidente Donald Trump ,el 20 de enero pasado, era esperada con suma atención por los analistas. En efecto, la expectativa se concentraba en cuál sería la posición de la entidad frente a los anuncios de la actual administración: aumento del gasto público, recorte de impuestos y mayor proteccionismo; medidas que, de acuerdo a Trump, conducirían a un aumento de la actual tasa de crecimiento y a una disminución del desempleo industrial generado por la globalización. Más allá de que las estrategias anunciada no son las correctas, no cabe duda que -de llevarse a cabo- las mismas aumentarían las presiones inflacionarias, atacando uno de los objetivos de la Fed; esto es: mantener la estabilidad de precios, con una meta no mayor al 2% anual.

Cuál será la posición de la Reserva Federal frente a los anuncios de Donald Trump

Ante este escenario la entidad adoptó una posición de cautela, no abriendo juicio explícito respecto a las posibles consecuencias de la nueva política y manteniendo prácticamente igual su anterior diagnóstico; esto es: la economía continúa su crecimiento a un ritmo moderado, el mercado laboral mantiene su fortalecimiento, el consumo permanece en expansión, la inversión aún presenta cierta debilidad y la inflación se mantiene por debajo del objetivo de 2% anual. Sin embargo, cautelosamente, emitió dos nuevas señales: la confianza del consumidor y de los empresarios ha mejorado y mantiene una tendencia positiva, mientras que  la baja de los precios de la energía ya ha finalizado su impacto en la disminución de los niveles de precio. Dicho de otro modo, la entidad deja entrever que -a través de una mayor confianza- el consumo y la inversión podrían incrementar su tasa de expansión en el corto plazo; lo cual -sumado a salarios sujetos al pleno empleo, a una mínima capacidad ociosa y a la probable ausencia de nuevas bajas en el petróleo- aumentaría claramente las presiones inflacionarias.

Si este fuera el caso, la entidad afirma que mantendría su ya reiterada posición: el sendero de la tasa de referencia dependerá de la evolución de los indicadores económicos, principalmente: inflación, empleo y crecimiento. Queda claro, entonces, que el mensaje -si bien implícito de la Fed- al presidente Trump (crítico, por otra parte, de la independencia de la Reserva Federal) es el siguiente: si la política macroeconómica de la nueva administración republicana aumentara la presión inflacionaria, Yellen y compañía no dudarían en ir abandonando la política monetaria acomodaticia a través de suba de la tasa de referencia. Si ello sucediera, el conflicto entre el Ejecutivo y la autoridad monetaria estaría a la vuelta de la esquina.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Raul Nieto
Raul Nieto 02/02/2017 12:13:28

Pensar que durante años nuestro BCRA convalido y acompaño irresponsablemente el accionar politico con una notoria mala praxis profesional

Jonatán Nápoles de Oliveira
Jonatán Nápoles de Oliveira 02/02/2017 04:39:29

Totalmente de acuerdo!