Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El impuesto a la renta financiera encarecerá la tasa de los créditos

Con la normativa impulsada por la oposición, los bancos deberán pagar más por los depósitos para compensar el impuesto que se les cobrará a los clientes. El mayor costo de fondeo desembocará en una suba de la tasa que las entidades financieras cobran por prestar dinero

El impuesto a la renta financiera encarecerá la tasa de los créditos

El proyecto de Impuesto a las Ganancias presentado por la oposición que obtuvo media sanción el miércoles en la Cámara de Diputados influye de forma muy negativa en las inversiones más tradicionales: "El plazo fijo ya pierde por la inflación y por el valor del dólar. Si esta Ley se aprueba, el nuevo impuesto terminaría de matarlo", sintetizó Sebastián Maril, de Research for Traders.

Es que la oposición propone compensar la recaudación que el Estado dejará de percibir por la reforma al impuesto a las ganancias mediante la creación de nuevos tributos, varios de los cuales gravan la renta financiera. Esto significa cobrar impuestos sobre los dividendos de la renta financiera, los plazos fijos superiores a $ 1.500.000, los títulos públicos como las Lebac en pesos (deberán declarar las ganancias sobre las que operarán las escalas) y las ganancias de capital e interés para otros activos financieros (exceptúa acciones) cuando la ganancia supere los $ 300.000.

Joaquín Olivera, analista de Balanz Capital, explicó que si el proyecto se pusiera en práctica tal como está "se generará un desincentivo a canalizar el ahorro a través de los plazos fijos. Si bien hoy en día la liquidez del sistema financiero es alta, un fuerte descenso en el stock de los depósitos a plazo podría afectar las fuentes de fondeo de los bancos. Esto generaría una presión al alza de las tasas pasivas, dado que en este contexto los bancos tendrían que salir a competir por la captación depósitos". Y agregó: "En este marco, vemos muy difícil que las tasas activas caigan, lo que retrasaría el repunte del crédito".

"Es injusto poner un impuesto al plazo fijo de las personas físicas (los de las personas físicas ya pagan). Si hubiera estado vigente este año, se habría tributando por la percepción de tasas de plazo fijo que estuvieron alrededor del veintipico por ciento, contra una inflación del 40%. O sea, no se pagaría un impuesto sobre ganancias porque quien hace el plazo fijo no las tiene sino que busca perder menos que lo que se licúa por inflación", explicó Guillermo Barbero, de la consultora First.

El economista Manuel Oyhamburu, especialista en mercado de capitales, coincidió: "Si se planteara el ajuste por inflación y se tuviera en cuenta gravar ganancias en términos reales, el impuesto podría tener sentido. Pero tampoco se discute, ni se discutió en los últimos años, el ajuste por inflación en Argentina. Se paga impuesto por la nominalidad, lo cual es ridículo".

Además de afectar a los depósitos, los analistas alertan que la regulación generaría una presión alcista sobre el dólar y oscurecería el horizonte del blanqueo de capitales. "Si el proyecto se convierte en ley, puede impedir el desarrollo del blanqueo y generar un interés más fuerte por el dólar. Además, la inversión en inmuebles se va a ver afectada y también es posible que disminuya el interés por las acciones de los bancos, ya que casi todos los productos que ofrecen estarían gravados", advirtió Sebastián Maril.

"El país está haciendo un esfuerzo fiscal con el blanqueo para que esos fondos vuelvan a la Argentina y se conviertan en créditos para el país pero con este impuesto, cuando el dinero blanqueado está en el país, se cobraría por tratar de mantener el capital con el mismo poder adquisitivo", agregó Barbero.

Según los especialistas consultados, los nuevos impuestos a la renta financiera también perjudicarían a la intención del país de captar fondos: "Lo que más me preocupa a nivel inversiones es la ciclotimia en la que nos desenvolvemos: es muy difícil tomar decisiones de inversión. Creo que esto es lo que más nos afecta porque, en definitiva, sube el ‘costo argentino’: si te volvés menos confiable como país el mercado te va a pedir más tasa", afirmó Manuel Oyhamburu.

Guillermo Barbero, por su parte, apuntó: "En un mundo donde es tan fácil invertir en cualquier lugar, la gente va a preferir depositar en el exterior (donde no se grava al dinero que viene de otros países) en lugar de traer su dinero a la Argentina".