Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El final del rally Trump: advierten que Wall Street puede desinflarse

Desde que se impuso en las elecciones, el índice S&P gana 6%, lo que contradice la evolución histórica del mercado cuando cambia el partido en el poder en la Casa Blanca

El final del rally Trump: advierten que Wall Street puede desinflarse

La historia reciente muestra que hasta ahora la reacción del mercado ante el inminente desembarco de Donald Trump en la presidencia de los Estados Unidos ha sido atípica.

Según Wall Street Journal, de las 22 elecciones presidenciales desde que se creó el S&P500, el índice ha finalizado en terreno positivo 14 veces, o el 63,6%, desde el día de las elecciones hasta la asunción del presidente electo. Pero el movimiento es poco elocuente, ya que la ganancia promedio es de un 0.17%.

Cuando un republicano es el ganador, históricamente el cambio promedio ha sido una ganancia del 2,24%, mientras que con la elección de un demócrata, el mercado cayó 1,56%. A su vez, cuando el partido en el poder cambia, el movimiento promedio ha sido una disminución del 2,97%, mientras que el mercado ha anotado en promedio de ganancia de 2,34% cuando el mismo partido retiene la Casa Blanca.

La víspera del arribo de Trump se ha salido completamente de los parámetros estadísticos ya que estamos viendo un cambio de partido (de demócrata a republicano) y el balance bursátil arroja una suba del orden del 6%.Si tomásemos los futuros del S&P500 y tuviésemos en cuenta el piso que hizo la misma noche en que se conocía la victoria de Trump, la ganancia sería del 11,6%.

Este desvío estadístico tan grande ha generado un debate y las voces de cautela y alarma comienzan a multiplicarse de cara a la asunción del magnate el 20 de enero próximo.

Para Goldman Sachs, el optimismo sobre las reformas fiscales esperadas de la administración Trump probablemente impulsará al índice S&P500 a 2400 a fines del primer trimestre. Eso implica un alza de 6% desde los niveles actuales. Pero después de alcanzar los máximos de 2400 en marzo, Goldman espera que el S&P revierta y termine el año en niveles de 2300 puntos, con lo cual, para Goldman el primer trimestre del año será bueno para las acciones en Wall Street y el resto del 2017 habrá que incrementar la cautela.

De todos modos, Goldman Sachs no es el único banco de inversión que se muestra cauteloso ya que Morgan Stanley ha alertado a sus clientes sobre el riesgo al cual se enfrenta el mercado luego de la asunción de Trump resumiéndolo con la frase "Buy the election, sell the inauguration" ("Compre la elección, venda la inauguración"). Esta precaución surge a partir de que el banco no espera que se den resultados positivos extraordinarios luego de la asunción de Tump y que por eso el mercado podrá aprovechar para tomar ganancias.

Wells Fargo había alertado antes de 2017 que el rally del mercado luego de la victoria de Trump podría comenzar a perder fuerza, prediciendo que el S&P500 se negociará entre 2330-2230 para finales de 2017.

El fondo de inversión Pimco es otro de los que se encuentra alertando sobre los riesgos post-asunción de Trump. De hecho, se encuentra cerrando sus posiciones de deuda corporativa y acumulando liquidez para evitar riesgos tras la finalización del rally. En concreto, el grupo de gestión de activos, uno de los mayores inversores en bonos del mundo, se ha estado preparando desde finales de 2016 para una caída en el precio de activos riesgosos como acciones y deuda de alto rendimiento, después de las grandes ganancias tras el optimismo que disparó la victoria de Trump. "Dada la incertidumbre, es mejor tener cuidado", dijo Dan Ivascyn, director de inversiones de Pimco.

Finalmente, Bill Gross, uno de los principales inversores mundo y director de Janus Capital y ex director de fondos de inversión de Pimco, pronosticó el fin del rally de acciones después de las elecciones y dijo que las políticas anti-globalización de Trump restringirían el comercio y reducirían los beneficios corporativos a largo plazo. Janus Capital Group aconsejó a los gestores de fondos que prioricen la liquidez. Además, un dólar fuerte pesa sobre las corporaciones globalizadas, especialmente las acciones tecnológicas y agregó que los inversores deben apoyarse en tasas más altas y llevar adelante estrategias más defensivas en bonos.

Seguramente el mercado realice un ajuste de todo el tramo iniciado el 9 de noviembre, ya con la noticia de la victoria de Trump consumada. Los mercados se saturan en los extremos para luego generar movimientos en contra de dicha saturación. Lo curioso es que hoy en día hay muchos jugadores importantes intentando encontrar un techo de mercado, alejando la euforia y el optimismo que suelen acompañar esos momentos, de lo que se desprende que cualquier ajuste adicional será una oportunidad de compra y no el inicio de un mercado bajista (bear market).