Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El dólar rebotó con fuerza pero operadores creen que seguirá débil

El dólar rebotó con fuerza pero operadores creen que seguirá débil

Hubo un cambio de tendencia en la última jornada de la semana en el mercado cambiario: el viernes, el dólar avanzó 24 centavos en el segmento mayorista, hasta ubicarse en $ 15,68. Así, el peso argentino se depreció un 1,56% y cerró la semana con una baja de 0,92%. En el mercado minorista, el billete llegó a $15,90 en las pizarras de Banco Nación y anotó una suba de 30 centavos con respecto al cierre anterior.

Hoy, con feriado en Estados Unidos, es probable que el dólar se mantenga cerca de los registros del viernes y se negocie con poco volumen.

Para el resto de la semana, los operadores anticipan volatilidad y recomiendan establecer rangos de compra y venta. "Los mínimos del dólar están alrededor de $ 15,35 o $ 15,40; los máximos, de $ 15,80 o $ 15,90. Seguramente, a $15,80 reaparecerá la oferta porque ya se tiraron de cabeza a vender en $ 15,50", señaló un participante del mercado.

Al momento de explicar las razones del rebote del viernes, ABC Mercado de Cambios afirmó en un informe para sus clientes: "Los operadores atribuyen a esta escalada del dólar contra el peso, a que hubo una corrección de carteras de inversión pasándose a dólares, cuando el jueves tomaron como parámetro el precio de la divisa a $ 15,40".

Un operador cambiario que pidió no ser identificado explicó: "En el mercado argentino termina prevaleciendo el flujo: cuando entran muchos dólares, el precio baja y viceversa. Los tomadores locales son estructurales: turismo, retail e importación siempre están demandando divisas". Y agregó: "Veníamos de varias ruedas con bajas porque había mucha entrada de los carry traders que buscaban activos en pesos (Botes, Lebac, Bocanes) por los retornos que ofrecían. Eso se sumaba a las liquidaciones de los agroexportadores y a las emisiones de deuda corporativa, nacional y provincial. En los últimos dos días, la oferta financiera de los carry traders desapareció y los agroexportadores se corrieron un poco del mercado. Como consecuencia, hubo menos oferta y empezó el rebote".

El volumen total operado en el mercado de cambios de contado en la jornada del viernes fue de u$s 472 millones. A eso se sumaron u$s 415 millones pactados en el mercado de futuros del Rofex, de los cuales el 60% fue en "roll-over" de febrero a $ 15,75 a marzo a $ 16,04, con una tasa implícita de devaluación de 19,95% anual. El plazo más largo operado fue julio y se acordó a $ 16,99 con una tasa implícita de 18,59%. Los plazos subieron en promedio 20 centavos como el contado.

El desempeño del viernes convalidó lo sucedido en el mercado mayorista durante la rueda del jueves, cuando el dólar había subido 3 centavos a causa de una compra de Banco Nación por alrededor de u$s 5 millones sumada a una orden de compra de u$s 20 millones que se ejecutó a $ 15,43 en los últimos minutos de la jornada. Ese giro de último momento se dio cuando la divisa ya había tocado el mínimo de $ 15,35 que se registró el pasado 22 de noviembre. Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, calificó a ese movimiento como "una evidente maniobra de fly to quality" y dijo que la misma se ratificó al día siguiente. En la apertura del viernes, se ofrecían $ 15,45 por billete y no aparecían vendedores, lo que derivó una rápida escalada que, al final del día, fue de 24 centavos.