Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El cocktail de Merval, las tres campanitas y la foto de los ‘Nicolases’

Fue, sin dudas, la foto más esperada. La de los dos directores independientes del Merval, los dos Nicolases: Caputo y Scioli, que a mediados de mayo termina la presidencia de la Asociación de Leasing. Al mejor amigo de Macri le sirve estar en el Mercado de Valores como vicepresidente porque podrá ir en ese rol a cualquier acto institucional que le interese, y no más en calidad de "hermano del alma" de Mauricio.

Claro que las negociaciones para el desembarco de Nicky no fueron nada sencillas: hubo mucho tire y afloje con el oficialismo, ya que lo llevó José Cirillo, un agente de la oposición, que fue vicepresidente tercero de Boca cuando Macri estuvo al mando, y es el agente que le maneja los negocios bursátiles desde la época de Sevel.

Anteanoche, en el traspaso de mando de las "sillitas musicales" en lo cargos directivos del sistema (del Merval a la Caja y al Banco de Valores) se dio el traspaso también de las tres campanitas que hay en el despacho presidencial del Mercado de Valores. Una está en la zona de sillones del living, y es para que el presidente estire su mano izquierda y llame al mozo con sólo apretar un botón. En el escritorio donde hasta ahora estaba Claudio Pérès Moore y ahora debuta Ernesto Allaria hay dos campanitas: una para llamar al mozo y otra para llamar a la secretaria. "Si la llego a sonar para llamarla a Vicky (la asistente), vendrá ofuscada para decirme cómo se me ocurrió tocar la campanita", confiesa Pérès Moore. En rigor de verdad, se deja por una cuestión de tradición, pero no se la usa desde las épocas de Pablo Aldazabal, cuando se quedaban hasta las 3 AM.

Lo que también hay en la sala de presidencia es un cuartito con una cama, que no se usa desde las épocas de Héctor Bacqué, que solía dormir una siesta ahí, pero ahora no tiene ni almohada siquiera porque ya nadie se acuesta en esa cama.

En el cocktail luego de las elecciones faltó Luis Caputo, el secretario de Finanzas y primo de Nicky, quien pidió disculpas por no poder llegar. En el sistema bursátil no creen que se quede mucho tiempo más en el cargo, ya que su misión fue para negociar con los holdouts y, una vez logrado ese objetivo, ya podrá retirarse con la medalla de oro colgada sobres su pecho. Lo más lógico sería su vuelta a su consultora Axis, ya que luego de su paso por el gobierno tendrá una avalancha de inversores buscándolo. El subsecretario de Financiamiento, Santiago Bausili, sería el candidato ideal para reemplazarlo. Incluso, hay quienes ven a Gabriel Martino, presidente del HSBS, próximamente en el gobierno, pero por ahora en las sombras, aunque muy cercano a Horacio Rodríguez Larreta y al vicejefe de gabinete, Mario Quintana, de fuerte influencia en el equipo económico.

En tanto, un interrogante sobrevoló las mesas, mientras algunos degustaban gulash y otros salmón con papas. ¿Quién era el funcionario del gobierno nacional que, mientras estaba dando una charla para 40 directivos del sistema financiero, se dio cuenta que uno de ellos se había quedado dormido?

Es más, hasta lo despertó y todo, preguntándole si estaba muy aburrido lo que estaba diciendo. "No, no, no, para nada", tartamudeó el aludido, en clara posición de off side. Al terminar la charla, sus colegas le dijeron que el episodio saldría en El Cronista pero no lo creyó.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar