Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El blanqueo de capitales tendrá costo cero hasta un máximo de $ 800.000

Además, será gratis para quienes fugaron patrimonio declarado. Otra de las novedades importantes es que se derogará la ganancia mínima presunta desde el 2019. Y habrá una moratoria con intereses resarcitorios a tasa decreciente. Por MARIANO GORODISCH.

Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda y Finanzas

Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda y Finanzas

El secretario legal y técnico de la Presidencia, Pablo Clusellas, recibió ayer a la mañana el nuevo borrador del “régimen de transparencia fiscal”, como llaman al blanqueo. Había dos proyectos similares: uno de la AFIP y otro elaborado por Alfonso Prat-Gay y Pedro Lacoste, que fue el que finalmente primó. Eleva de $ 305.000 a $ 800.000 el ‘blanqueo para los pobres’, como llaman en la jerga al que será sin costo, siempre cuando se deposite en un banco de la Argentina.

Por otra parte, habrá condonación en el blanqueo a tasa cero para quienes hayan pagado el impuesto a las ganancias sobre ciertas operaciones y lo tengan invertido en bienes que no declararon (este beneficio no incluye tenerlo invertido en activos financieros). Recalcan que no es lo mismo un evasor que alguien que pagó un impuesto, pero lo escondió por temor a una confiscación. Por ejemplo, alguien que vendió una empresa o una propiedad en una transacción legítima, pero dijo que el dinero lo consumió, no tanto para no pagar bienes personales, sino que por temor lo fugó. Si la persona puede demostrar que ese dinero es blanco (aunque lo haya escondido), podrá blanquear sin abonar ninguna tasa.

En este grupo entran muchos directivos de primera línea de grandes empresas que pagaron el impuesto a las ganancias por sus remuneraciones pero lo dieron por consumido cuando, en realidad, se compraron una propiedad en Uruguay, por ejemplo, y no la declararon. Si ese dinero lo tienen cash en bancos del exterior, deberán pagar el 10%, pero si lo tiene en inmuebles será gratis.

Otra de las novedades importantes es que se derogará la ganancia mínima presunta desde el 2019, impuesto que hoy es el 1% de los activos de la empresa. Coincidirá con la eliminación de bienes personales en ese mismo año, mientras tendrá una alícuota decreciente hasta entonces: 0,75% en 2016, 0,5% en 2017 y 0,25% en 2018.

A su vez, habrá una moratoria con intereses resarcitorios a tasa decreciente.

La tasa será 5% para inversión en inmuebles y cero en un título a tres años. Sino, pasa al 10%, porcentaje exagerado para la oposición, ya que desde el kirchnerismo y el Frente Renovador desean una alícuota menor o que, al menos, sea escalable y vaya creciendo en función del monto a blanquear. El máximo es de u$s 500.000 cash y no sólo estarán excluidos los políticos, sino también contratistas de obra pública.

Si se tiene en cuenta que Chile, una economía ‘blanca’ en relación a la Argentina, consiguió que se blanquearan u$s 20.000 millones, nuestro país debería triplicar esa cifra, tanto por el mayor tamaño de la economía como por el mayor grado de informalidad.

Los bancos estadounidenses, en tanto, están aprovechando para ‘chupar’ clientes argentinos de la banca Suiza. Incluso, hay peleas entre bancos americanos grandes y chicos, quienes incentivan a los clientes a ir con ellos, que les encontrarán algún vericueto.