Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El blanqueo fue el tema en un VIP que tardó en abrir a la espera de los perros

De lo que más se habló fue del blanqueo, que en el artículo 38 dice que el dinero se puede traer directo a una cuenta en una sociedad de bolsa, sin pasar antes por el banco

El blanqueo fue el tema en un VIP que tardó en abrir a la espera de los perros

Cinco tipos distintos de tarjetas hubo ayer en la Bolsa de Comercio para las más de 1500 personas que fueron a ver a Mauricio Macri. Por 25 de Mayo 299 era el acceso VIP para las tarjetas blancas que habilitaban el ingreso al salón de actos del primer piso y las amarillas, las más codiciadas de todas, que eran las súper VIP, al permitir el acceso al salón de consejo de la Bolsa, donde, en forma de ritual, va el presidente con sus ministros y secretarios de Estado, junto a las principales autoridades bursátiles, antes de bajar al viejo recinto en la planta baja para dar su discurso. Por la puerta de 25 de Mayo 305 accedían las tres tarjetas generales: marrón, azul y gris.

Se acumularon muchos empresarios y directivos de financieras y sociedades de bolsa en el primer piso porque el VIP del salón de actos demoró la apertura: es que no llegaban los perros. Son los dos labradores color marrón claro de la Brigada antiexplosivos, que debían entrar en el salón VIP (denominado en la jerga "el besamanos"), que es por donde el Presidente pasa a saludar antes de bajar a dar su discurso. Muchas selfies con Macri se sacaron los hombres de la Bolsa, que se quejaban porque no había ningún canapé para picar ni nada para tomar. Por costumbre, en ese momento no suele servirse nada, sino que el catering se deja para el final, que esta vez fue aún más tarde que de costumbre ya que por la cantidad de público no pudieron poner las mesas.

En esta ocasión, no hubo las banderas políticas de La Cámpora y los que llegaron tarde pudieron ingresar igual. No se cerraron las puertas como el año pasado, cuando Cristina Kirchner llegó antes de lo previsto a la Bolsa y muchos importantes empresarios que llegaron a tiempo, pero después de la Presidenta, no pudieron entrar. Debieron llamar a sus contactos adentro para que les abran.

De lo que más se habló en el VIP fue del blanqueo, que en el artículo 38 dice que el dinero se puede traer directo a una cuenta bursátil de una sociedad de bolsa, sin tener que pasar antes necesariamente por el banco, lo que impulsaría el mercado de capitales.

"Muchos dicen que no quieren blanquear por temor a aparecer en las listas, o por si vuelven los kirchneristas y lo que pudiera pasar, o porque es caro el 10%, pero Chile fue el 8% pero debías justificar el dinero cinco años para atrás, mientras en Brasil el costo fue entre 15 y 30% y además había que nacionalizar la plata", revelaba un operador, que aseguraba que "el que no blanquea es un gil".

Se refiere a quien tiene el dinero bancarizado, porque los bancos, incluso los estadounidenses (país que aún no adhirió al intercambio fiscal de datos y donde los argentinos tienen gran parte de su dinero no declarado), no dejan a sus clientes mover el dinero a cuentas de terceros si no lo tienen justificado.

Se decía ayer también que éste no será el último blanqueo y que si Estados Unidos entra al intercambio fiscal dentro de dos años, habrá otro blanqueo, pero seguramente será más caro, mientras en el VIP directivos de casas de cambio se quejaban de que el Banco Central sigue sin dejarlos operar comercio exterior, un reclamo que vienen haciendo hace tiempo.

Muchos hombres del campo también se hicieron presentes en el VIP. Recalcaban que mucha gente del sector blanqueará. "Es común que las jaulas de hacienda se facturen miti y miti,o sea mitad en blanco y mitad en negro, o que la compra de cereal se haga del mismo modo, por lo que tienen un margen importante para blanqueo".

De todos modos decían que el mayor problema era para quienes tienen la plata bancarizada, porque al tenerla en efectivo hay más chances de poder gastarla, aunque para comprar un auto ya piden la declaración jurada y justificación del origen de los fondos.