U$D

SÁBADO 23/03/2019

El banco de los bancos centrales advierte: la ola vendedora no es pasajera

Según un informe del Banco de Pagos Internacionales (BPI), los inversores se  están acomodando a un mundo con condiciones monetarias más estrictas y a la amenaza de una recesión económica, con lo que las caídas accionarias recientes serían "las primeras de muchas".

El banco de los bancos centrales advierte: la ola vendedora no es pasajera

Las recientes corrientes  vendedoras en los mercados financieros mundiales son  probablemente las primeras de muchas, ya que los inversores se  están acomodando a un mundo con condiciones monetarias más  estrictas y a la amenaza de una recesión económica, dijo hoy el Banco de Pagos Internacionales (BPI).                 

El año ha sido difícil, con grandes caídas de las acciones  europeas y asiáticas e incluso recientemente de bolsas  estadounidenses, después de una década de alzas.                 

En el último trimestre aumentó el temor por el curso de la  economía mundial y estadounidense, a medida que un conflicto  comercial se intensificaba y los bancos centrales ajustaban su  política monetaria o se preparaban para retirar el estímulo  extraordinario que siguió a la crisis financiera.    
             
Las "tensiones del mercado que vimos durante este trimestre  no fueron un evento aislado", dijo Claudio Borio, jefe del  departamento monetario y económico del BPI.                 

La "normalización de la política monetaria se convertirá en  un reto, especialmente a la luz de las tensiones comerciales y  la incertidumbre política", agregó Borio en la revisión  trimestral del BPI.                 

Entre los obstáculos que enfrenta la economía mundial, Borio  mencionó la posibilidad de una aceleración de la inflación, la  deuda corporativa estadounidense con baja calificación en un  mercado saturado y la debilidad del sector bancario europeo.  
               
El BPI cobija a bancos centrales del mundo y sus informes  son vistos como un indicio de lo que ocurre a puertas cerradas  en sus reuniones trimestrales.                 

En las últimas semanas, los rendimientos de los bonos del  gobierno de Estados Unidos a corto plazo aumentaron brevemente  respecto de las tasas a mediano plazo, un fenómeno conocido como  "inversión en la curva de rendimiento". Una señal bastante  confiable de recesión, lo que asustó más a los inversores.   
              
Sin embargo, el BPI dijo que estudiar el momento del ciclo  financiero es más útil para mostrar los riesgos de recesión que  la curva de rendimiento. Borio, Mathias Drehmann y Dora Xia dijeron que su estudio  había encontrado que desde comienzos de la década de 1980, las  desaceleraciones generalmente siguieron a auges financieros más  que a importantes ajustes monetarios. 
                
Sin embargo, no aplicaron sus conclusiones a las condiciones  actuales para evaluar el riesgo de que haya una recesión en los  próximos años.                                  

FINANCIAMIENTO EN DOLARES MÃS DIFICIL  
               
El aumento constante de las tasas de interés en Estados  Unidos también puede limitar la disponibilidad de dólares, la  moneda de financiamiento global preferida. Pero el BIS dijo que  la capacidad del sector financiero para obtener fondos en  dólares fuera de Estados Unidos podría mitigar el riesgo.                 

Su estudio, publicado como parte de la revisión trimestral,  mostró que los bancos no estadounidenses estaban juntando cada  vez más dólares en sus jurisdicciones locales en lugar de en  Estados Unidos. Más del 50 por ciento de los pasivos en dólares  están ahora en los países de origen, mucho más que antes de la  crisis financiera de 2008-2009.                 

Como resultado de este cambio, los pasivos en dólares en los  balances de los bancos fuera de Estados Unidos alcanzaron los  12,8 billones de dólares a fines de junio de 2018, un 20 por  ciento más que a finales de 2009.  
               
El estudio de Iñaki Aldasoro y Torsten Ehlers reveló que el  crecimiento del financiamiento transfronterizo en dólares de  bancos no estadounidenses, a bancos que toman préstamos en  diferentes países, destaca que los bancos centrales de todo el  mundo pueden ofrecer liquidez en dólares ante una crisis.