Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El petróleo cayó 0,3% y cerró la semana en u$s 41,80

El barril tipo WTI bajó después de conocerse un nuevo aumento del número de pozos activos en Estados Unidos. Por su parte, el Brent avanzó 0,1% a u$s 44,28.

El petróleo cayó 0,3% y cerró la semana en u$s 41,80

El petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó hoy un 0,3% y cerró en 41,80 dólares el barril, después de conocerse un nuevo aumento del número de pozos activos en Estados Unidos, aunque logró terminar con un leve ascenso semanal del 0,5%, en tanto el barril de petróleo Brent para entrega en octubre cerró en el mercado de futuros de Londres en 44,28 dólares, un 0,11% más que al término de la sesión anterior.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en septiembre retrocedieron 13 centavos de dólar con respecto al cierre del día anterior.

Después de una jornada volátil en la que se conoció que por sexta semana consecutiva aumentó el número de pozos petrolíferos activos en el país, al final el petróleo de referencia en Estados Unido logró terminar un leve ascenso semanal del 0,5%.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la jornada en el International Exchange Futures con un incremento de 0,05 dólares frente a la última negociación, cuando acabó en 44,23 dólares.

La fortaleza del dólar, motivada por la consolidación de la creación de empleo en Estados Unidos, moderó la tendencia al alza que han mostrado los precios del petróleo en los últimos días. Un descenso en las reservas de gasolina estadounidenses esta semana ha aliviado el temor a que los elevados inventarios de productos derivados del petróleo perpetúen el exceso de oferta que sufre el mercado desde hace dos años.