Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"El aluvión de dólares no va a venir si no hay una mirada de largo plazo"

El economista conversó con El Cronista acerca de los desafíos monetarios y fiscales que enfrentará el gobierno de Mauricio Macri antes de las elecciones de 2017

Gabriel Basaluzzo, director de la Maestría de Finanzas de la Universidad de San Andrés, dialogó con El Cronista sobre los próximos retos del Gobierno tras la salida del default.

–Luego de la salida del cepo, el arreglo con los holdouts y la vuelta al mercado de capitales, ¿cuáles cree que son los próximos pasos que debe tomar el Gobierno en materia financiera?
–La gestión de Macri tiene tres etapas centrales, podríamos decir tres miradas: un cortísimo plazo, que se está agotando; un mediano plazo que es el que comienza ahora y el largo plazo, que es la famosa discusión sobre el modelo de país. No hay soluciones fáciles y no hay un plan de largo plazo: que todavía estemos con el mismo modo de pensar para ver cómo subsidiamos el déficit fiscal que siempre está entre 4% y 8% del Producto, es una clara muestra de esto.

–¿Cree que Macri no plantea un modelo de largo plazo?
–Todavía la política argentina no ha conseguido conciliar uno que sea sustentable, que es la palabra clave en esta discusión.Tenemos mucho de movimiento pendular, del menemismo aperturista, volviste al modelo anterior del proteccionismo absoluto. Kirchner lo pudo hacer porque tuvo divisas. El problema surge cuando tenés que transferir dinero de un sector al otro cuando se acabó la plata dulce y empezamos a tensar la cuerda... La Argentina no sabe generar empleo genuino para la masa de su población, en algún momento lo dijo Prat Gay. Ahora, la economía está ajustando por el lado real aunque no lo dijeron en la campaña.

–¿Cuáles considera que son las demandas más urgentes?
–En el cortísimo plazo lo que había que hacer era lo que se hizo. Vivíamos en una economía del control absoluto y del descontrol también. Ahora, hay una transferencia de recursos del sector público al privado que con este sinceramiento está demostrando incapacidades del sector productivo para autoabastecerse. Se salió de todos los ‘corsets‘ que tenía la economía, se pagó la deuda, se volvió a los mercados con emisión, ahora están todos los elementos disponibles para ponerla en macha. Aunque hoy estás en una trampa, con las tasas volando...

–¿Cómo evalúa la presentación del plan monetario que hizo el BCRA en los últimos días?
–Federico Sturzenegger entiende la separación institucional que implica ser un Banco Central, algo que no pasaba con Vanoli. Le deja a Prat Gay su parte recomponer el problema fiscal, ya que si se ajustara el déficit se solucionaría el gran problema de la economía... Pero ahí es donde la política se mordió la cola: "pobreza cero" es un lema muy bonito para ganar las elecciones, pero el agujero fiscal hay que cerrarlo con algo...

Los cuatro años que plantea Sturzenegger para llevar la inflación a un dígito te ayudan a entender que ordenar la economía requiere tiempo. Pero el año que viene hay elecciones de medio término, que pueden resultar un problema para Macri. Acá pasó algo parecido a lo que ocurrió con Obama en Estados Unidos, la gente se subió a un discurso optimista, pero la realidad era otra...

–¿Concuerda con el presidente del Central en que la inflación podrá estar por debajo del 2% mensual hacia fin de año?
–Si vos tenes una tasa cercana al 40%, logras frenar el consumo y empezás a tener desempleo la inflación se para al toque. Incluso la primera fase del gobierno de Kirchner, hubo crecimiento sin inflación porque se venía de una economía muy deprimida con altos niveles de desocupación. Si se genera contracción de la economía, los precios no te suben más; el dilema es que los precios bajen por una expansión de la oferta y no por una contracción de la demanda. Las tasas en los niveles actuales están contrayendo la demanda de bienes. Ahora, con el dólar planchado, las Lebac rinden 40% en dólares. Entonces, le tenés que pedir al inversor que abandone una rentabilidad única para pasarse a otros sectores de la economía...

–¿Cómo puede afectar la esperada llegada de divisas en el segundo semestre?
–Las tasas tiene que bajar. Ahora, el aluvión de dólares no va a venir si no hay una mirada de largo plazo. Macri no puede garantizarle al inversor extranjero un horizonte de previsibilidad, no puede asegurar que gane las elecciones 2017... Por eso es importante para el gobierno vetar la ley antidespidos, para asegurar flexibilidad a los inversores. El Gobierno debe generar confianza, pero no en el cortísimo plazo. En el mundo hay gente dispuesta a invertir directamente en la economía argentina, pero con ciertos horizontes.

–Entonces no es tan optimista con respecto al "boom argentino" entre inversores del exterior...
–Diálogo se está teniendo es verdad, pero el mercado vota con los pies y todavía no llegaron las inversiones. El reloj está corriendo... Macri debe asegurarse ganar elecciones y para eso debe construir respaldo político.

–¿Qué señales debería dar el Gobierno a los inversores extranjeros para asegurarse la llegada de divisas?
–Todavía falta un plan integral. Sturzenegger salió a anunciar la parte de política monetaria. El hizo su tarea, mientras Vanoli resolvía todo con emisión monetaria... Y lo hizo bien: hoy la gente no mira el dólar, no mira el blue. Las tasas están atractivas para que la gente esté en pesos, ahora cuando entren reservas frescas, las tasas pueden comenzar a bajar y puede haber una mayor demanda de dólares, que es lo que se necesita para no perder competitividad en el tipo de cambio. El gran problema del medio pasa por el agujero fiscal. Si Prat Gay muestra por donde va a ir va quedar evidente si esto va a ser consistente o no. En algún momento van a tener que estar las metas de inversión extranjera, el Gobierno va a tener que explicar en qué condiciones la va traer y cuánto empleo se apunta a crear.

El gran desafío de la Argentina es crear empleo genuino.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar