U$D

VIERNES 24/05/2019

El acuerdo con el FMI fuerza al BCRA a mantener un nivel mínimo de reservas

Se fija un piso de u$s 28.600 millones para las reservas netas a fin de mes. Con los u$s 7500 millones del FMI, quedan u$s 2000 millones para vender en el mercado

El acuerdo con el FMI fuerza al BCRA a mantener un nivel mínimo de reservas

Uno de los últimos actos de Federico Sturzenegger como presidente del Banco Central (BCRA) fue firmar la carta de intención dirigida al FMI, junto con el Ministro de Hacienda (que ahora sumó Finanzas), Nicolás Dujovne. Allí se estableció a la vez un piso y un objetivo de acumulación de reservas netas para el organismo en relación a los u$s 23.100 millones que registrados al 4 de junio (restando los encajes y el swap con China al número total).

"En el mediano plazo, nuestra intención es llevar las reservas internacionales a niveles prudentes dada la exposición de Argentina a los shocks globales en la cuenta corriente y de capital. Para lograr esta acumulación de reservas, no permitiremos que las reservas internacionales netas caigan por debajo de un piso que a la vez nos proporcione espacio para la desacumulación de reservas durante el período actual de volatilidad del mercado, pero que aumente con el tiempo hasta un nivel adecuado", escribieron.

La primera revisión trimestral del FMI será a fin de este mes y para ese momento la carta de intención prevé sumar u$s 5500 millones de reservas netas, es decir, llegar a los u$s 28.600 millones. El anuncio fue percibido como contradictorio en el mercado, en un contexto en el que el BCRA está vendiendo más dólares de los que compra.

Sin embargo, fuentes allegadas a la negociación aclaraban ayer que el objetivo de reservas netas se fijó considerando el ingreso de los u$s 7500 millones de budget support para el Tesoro que van a ir a las arcas del BCRA. Esa cifra va a formar parte de las reservas netas, por lo que el objetivo de u$s 28.600 millones para el 30 de junio se alcanzaría solo con la entrada del primer tramo del FMI. Así, el 22 de junio las reservas netas de la autoridad monetaria llegarían a u$s 30.600 y la mesa de dinero de la calle Reconquista podría subastar los primeros

u$s 2000 millones de budget support del Tesoro y aún así alcanzar el compromiso de estar en u$s 28.500 millones de reservas netas antes de fin de mes.

Además, un ajustador incluido en la carta de intención indica que el objetivo de reservas internacionales netas "se ajustará hacia abajo por el monto total de dólares vendidos por el Tesoro a través de subastas realizadas por el BCRA en forma transparente y preanunciada en cada día hábil al mercado". Además, aclara que "el ajuste acumulativo total tendrá un tope de u$s 7500 millones".

Con todo, operadores y economistas lo entendieron como una señal que le "ata las manos" al BCRA y lo obliga a moverse en un sendero "muy estrecho". Para Gabriel Caamaño, socio de Consultora Ledesma, "el FMI está limitando el uso de distintos rubros del balance del BCRA, ya sean activos (reservas) o pasivos (desarme de Lebac) y le pone un objetivo de inflación. Así, vamos a un régimen de inflación con menos discrecionalidad y objetivos acotados".

Por su parte, Martín Alfie, economista jefe de Radar Consultora, opinó: "Es una limitación para que el BCRA no pueda vender reservas para controlar el tipo de cambio. Todas las trabas que pone el FMI son para ir a un esquema de mayor flotación. El sendero es muy estrecho: hay que mantener el piso de reservas, bajar la inflación y que flote el tipo de cambio. Esos objetivos pueden entrar en colisión".

En tanto, Martín Kalos, director de Epyca Consultores, agregó: "Creo que hay miedo a dejar flotar el tipo de cambio por sus consecuencias inflacionarias. El golpe que esto le pega al salario real es fuerte. Si lo van a dejar flotar tienen que hacerlo de una vez y frenarlo cuando vean que el impacto inflacionario es el máximo que pueden tolerar en función de la meta de inflación de 27% a fin de año".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping