Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Merval y los bonos sufrieron a la Fed, mientras que Wall Street la celebró

La tasa de 10 años americana superó 2,55%. Bonos en dólares locales sufrieron bajas de hasta 2,2%. El dólar se ubicó en máximos de los últimos 14 años

El Merval y los bonos sufrieron a la Fed, mientras que Wall Street la celebró

A un día de conocerse la noticia respecto de la suba de tasas de la Fed, las reacciones en el mercado financiero han sido dispares. El mercado local se distanció de las plazas bursátiles de EE.UU. y Europa ya que término cayendo 1,30%.

El sector financiero es el que generalmente primero comienza a incorporar a los precios los cambios de humor en el mercado financiero y fue en la rueda de ayer, uno de los más golpeados con caídas superior al 2%. La suba de tasas de la Fed trae más dudas que certezas a los emergentes en general y a Argentina en particular. En el ámbito de la renta fija, también hubo caídas para la mayoría de los bonos locales en dólares y los más largos sufrieron bajas del orden del 2%. El Bonar 2046 y el Discount Ley Argentina perdieron 2,25% y 1,20%. El Par cayó un 2,11%.

La reacción de la bolsa local contrasta con lo que se vió en el exterior. Justamente, tras la decisión de suba de tasas de la Fed, el dólar extendió el avance que protagonizó en las últimas semanas, sobre todo desde la victoria de Donald Trump. Ayer alcanzó máximos de 14 años.

A contramano, el euro se colocó en mínimos desde 2003, cayendo debajo de u$s 1,045. Por su parte, las acciones en Wall Street mostraron nuevas subas y el Dow Jones se encuentra arañando máximos nunca vistos en 20.000 puntos.

Este ciclo alcista de suba de tasas es positivo para el dólar ya que los capitales encuentran un atractivo adicional para regresar a EE.UU. y en busca de aprovechar el mayor retorno que ofrece dicho país.
Por otro lado, el hecho de que la tasa de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años haya escalado por encima de 2,65% también genera un atractivo para estos bonos que sólo pueden ser comprados en dólares, con lo cual obliga a los interesados a posicionarse en el bono del tesoro a 10 años americano a desarmar posiciones del resto de las monedas. Por ello es que el resto de las divisas han venido mostrando una presión devaluatoria y continúa el ciclo de apreciación para el dólar.

Los grandes perdedores de la jornada han sido los metales con el oro perdiendo un 1,50% y la plata más de un 5%. Esto se da ya que, como el metal precioso no devenga intereses, cuando sube la tasa de interés, el oro y la plata pierden atractivo de posicionamiento. Las mineras también perdieron importantes posiciones en torno al 4% en la rueda de ayer.

Las dudas se las llevan los emergentes ya que ven sus monedas devaluarse y, con un costo de endeudamiento más caro, también les será más difícil renegociar sus deudas, sumado a que la suba del dólar golpea sus economías no solo por la devaluación en si misma sino porque gran parte de su endeudamiento ha sido en dólares.

Con la caída de la moneda local de los emergentes y la suba del dólar, pagar el endeudamiento se hace cada vez más difícil y este es un nuevo escollo en el cual los emergentes deberán transitar y buscar superar. Por ello es que la selectividad en cada uno de estos países será la norma de cara a los próximos meses y años.
Un párrafo aparte debe estar centrado en la reacción en concreta que está llevando adelante el mercado bursátil americano.

Actualmente ocurre algo pocas veces visto y es que finalmente Wall Street está asumiendo el hecho de que la Fed está soltándole la mano al mercado, es decir, está permitiendo que este transite sus propios caminos sin la guía de la Reserva Federal.

Desde 2008 a 2015 la Fed llevó adelante distintos planes de política monetaria con compras masivas de activos financieros y fue reduciendo la compra de los mininos hasta finalmente eliminar dicha medida como política monetaria. Se limitó a definir si elevaba o no el costo del dinero pero, cada vez que algún miembro de la Fed sostenía que íbamos a ver una suba de tasas, el mercado reaccionaba negativamente, con cierto pánico y dudas de cara al futuro. De hecho, en diciembre pasado luego de la primera suba de tasas, Wall Street supo perder más de un 13% en el mes siguiente a la medida. Hasta el momento, la reacción que actualmente está teniendo las acciones en Wall Street no es de pánico y veremos si finalmente el mercado canaliza la noticia de una manera más tranquila respecto de lo que hizo el año pasado.

Claro está que es posible entender a la noticia como un buen disparador de toma de ganancias que les permita a los fondos de inversión cerrar el año en máximos históricos.