Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Emisión de bonos: el Gobierno recibió ofertas por u$s 65.000 millones y pagará tasas de menos de 8%

Las reservas aumentarán u$s 2.500 millones: pasarán a ser casi u$s 32.000 millones, porque u$s 5.000 millones irán a incrementar reservas para hacer obras de infraestructura. Por MARIANO GORODISCH.  

Emisión de bonos: el Gobierno recibió ofertas por u$s 65.000 millones y pagará tasas de menos de 8%

"Se va a priorizar apretar precio lo máximo posible", dijo a El Cronista una fuente que trabaja codo a codo en Wall Street con el equipo económico.

Argentina recibió ofertas por u$s 65.000 millones por la emisión de deuda, y la noticia es que las reservas del BCRA aumentarán u$s 2.500 millones. Pasarán a ser casi u$s 32.000 millones, porque u$s 5.000 millones irán a incrementar reservas para hacer obras de infraestructura. Y la mitad de esa cifra se paga por los cupones que se debía.

Se prevé que el bono a 3 años tendrá la tasa más baja, alrededor del 6,5%, la de 5 años podría tener tasa del 7,2%, la de 10 años del 7,5%, y la de 30 años del 7,9%.

Ante este escenario, los fondos institucionales, que tienen mandados de sus clientes para invertir en mercados emergentes, reclaman al índice MSCI (Morgan Stanley Capital International, un proveedor de índices sobre acciones, bonos y hedge funds) que cambie la categoría de Argentina hacia emergente lo más rápido posible, porque sus clientes les piden invertir en el país, pero no pueden hacerlo porque aún es un mercado fronterizo.

El proceso de revisión por la recalificación demora un año en general en realizarse, pero la presión por parte de los fondos es muy fuerte para adelantar el proceso y que el upgrade ocurra a fin de año. Una vez que esto suceda, la tasa de los bonos podría descender del 8 al 6% anual en dólares.

Varios hedge funds, en tanto, están saliendo del país, porque el negocio lo hicieron cuando la tasa de los bonos estaba al 14% (hoy el Bonar X cayó a una tasa mínima del 5%) y comprando ADRs de bancos locales en Nueva York a u$s 15 que hoy valen u$s 70.

Como el retorno grande acá ya lo lograron, ahora varios hedge están rumbeando hacia Brasil, donde las tasas están subiendo. El objetivo es que empiecen a llegar a Argentina fondos de más largo plazo, que es cuando comienzan a bajar las tasas.

Aquí existe una gran demanda postergada corporativa, ya que el mercado de capitales se encuentra subdesarrollado en función de la penetración del e-commerce, de la telefonía celular, de los estándares educativos y de la capacidad de ahorro en América latina, pero hay una menor profundidad del mercado financiero debido a la inestabilidad económica.

Basta decir que, entre 1993 y 1994, la Argentina operaba un cuarto de los fondos dedicados de Latam, pero estaba sobreponderado por el efecto de las privatizaciones, al punto que decreció en el segundo mandato de Menem.

Según un relevamiento realizado por Raymond James, cuando la Argentina sea recategorizada como mercado emergente, los fondos dedicados a esta clase de activos podrían generar una demanda potencial en el mercado de acciones de hasta u$s 9.000 millones, multiplicando por ocho la demanda actual como mercado fronterizo.

"Esto claramente representaría más un problema de oferta que de demanda en el mercado de capitales doméstico, por lo que es necesario sacar más empresas a cotizar", advierte el paper, al que tuvo acceso en exclusiva El Cronista.

Los fondos dedicados a América latina invierten u$s 22.000 millones anuales. La Argentina podría captar entre 3 y 8% del market share, con lo cual ingresarían entre u$s 660 y u$s 1760 millones.

Por otra parte, los fondos dedicados a mercados emergentes tenían, en septiembre del 2014, u$s 615.000 millones, pero tras perder más de u$s 100.000 en un año, en la actualidad tienen un porfolio de u$s 511.000 millones. De ese total, Raymond James prevé que destinarán a Argentina entre el 0,5 y el 1,5%, lo que implica un desembolso de entre u$s 2.555 y u$s 7.665 millones anuales.

Por lo tanto, al sumar ambos fondos, la demanda potencial sólo en acciones es de entre u$s 3.215 y u$s 9.425 millones.

En bonos, la demanda puede duplicarse, y ser de entre u$s 6.430 y u$s 18.850 millones.