Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Fondo de Garantía de la ANSeS deberá adecuarse a nuevos criterios de inversión

El proyecto que envió el Gobierno al Congreso establece que sus activos podrán liquidarse para pagar los juicios de los jubilados. Pero, además, fija nuevos parámetros máximos para las inversiones en bonos locales y extranjeros, deuda privada, depósitos y acciones.

El Fondo de Garantía de la ANSeS deberá adecuarse a nuevos criterios de inversión

Si el Congreso efectivamente aprueba el proyecto de ley que envió el Poder Ejecutivo para pagarles a los jubilados e implementar un nuevo blanqueo de capitales, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS deberá adecuarse en un plazo máximo de cuatro años para adecuar sus inversiones a una serie de nuevos parámetros de inversión.

Si bien los dos ejes del proyecto del gobierno son el pago de los juicios y aumentos a jubilados y el “sinceramiento fiscal”, el paquete incluye otros puntos, como la pensión universal, una serie de cambios en Bienes Personales y Ganancias, la homologación de los acuerdos de Nación con las provincias y la Ciudad por el reintegro de 15 puntos de la coparticipación federal y los criterios de adecuación del FGS.


Más información: El proyecto de ley del blanqueo: condiciones, plazos, costos, beneficios y cambios impositivos


El primero de los artículos que afecta al Fondo de la ANSeS es el 26, que en su ítem a) establece que los recursos del FGS, incluida la eventual liquidación de activos, podrán usarse para pagar lo que el Estado les debe a los jubilados por los juicios iniciados y en el b), que también podrán usarse para hacer frente a los aumento de haberes.

Más allá de ese eventual destino específico, el artículo 27 establece que el FGS tendrá cuatro años para “readecuar sus inversiones a los nuevos topes” que el mismo proyecto incluye en la Ley 24241, que es la que en 1993 instauró el régimen de AFJP y que fue modificada en 2008 con la reestatización del mismo, su transformación en el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y la creación del Fondo de Garantía.

Los lineamientos generales establecen que las inversiones se harán según “criterios de seguridad y rentabilidad adecuados”. Pero, además, se establecen los siguientes topes:

a) A bonos, letras o préstamos al Estado Nacional podrán destinarse como máximo el 50% de los activos totales del fondo.

b) A títulos de las provincias, la Ciudad de Buenos Aires, otros municipios y entes autárquicos, no más del 30% del total de los activos.

c) Para Obligaciones Negociables y otros títulos de deuda de sociedades anónimas o civiles, financieras y cooperativas nacionales o sucursales de empresas extranjeras, el límite es el 40% del FGS.

d) En depósitos a plazo, hasta el 30%.

e) En acciones u ON convertibles privadas, incluyendo futuros y opciones, hasta el 50%.

f) En acciones de sociedades del estado, hasta el 20%.

g) En cuotas partes de fondos de inversión, hasta el 20%.

h) En títulos públicos extranjeros o de organismos internacionales, hasta el 10%.

i) En títulos valores de sociedades extranjeras, hasta el 10%.

j) En contratos de futuros y opciones, hasta el 10%.

k) En cédulas, letras y otros títulos con garantía hipotecaria, hasta el 25%.

l) En títulos valores de cuotas de fondos de inversión indirecta, hasta el 10%.

m) En títulos valores de de fideicomisos financieros no incluidos en los dos puntos anteriores, hasta el 30%.

n) En títulos de deuda, participación, acciones u otros para financiar proyectos productivos, inmobiliarios o de infraestructura de largo plazo: un mínimo del 5% y un máximo del 50%.

El último punto, el ñ), limita al 20% de los activos totales el financiamiento a los jubilados.

El proyecto establece además una serie de lineamientos de riesgo para las distintas herramientas de inversión en las que se puede invertir el FGS, limita al 25% el endeudamiento máximo (incluyendo obligaciones de pago, compromisos de suscripción y garantías a terceros) y establece que los recursos del FGS podrán ser usados únicamente para pagos a los jubilados y pensionados, incluyendo los que surjan del Programa de Reparación (los juicios y aumentos pendientes de los que se ocupa la primera parte del proyecto).