Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Deutsche acordó pagar u$s 7.200 millones por el fraude de las hipotecas

El banco alemán llegaría así a un acuerdo con la justicia estadounidense sobre el valor de la multa y las indemnizaciones correspondientes. El Departamento de Justicia también inició una demanda a Barclays.

El Deutsche acordó pagar u$s 7.200 millones por el fraude de las hipotecas

El Deutsche Bank, el banco más grande de Alemania, deberá pagar en total u$s 7.200 millones en el marco de una investigación en Estados Unidos por fraude en la venta de valores respaldados por hipotecas, confirmó hoy la entidad.

Se trata de u$s 3.100 millones en concepto de multa y u$s 4.100 millones para indemnizaciones, según un acuerdo alcanzado con el Departamento de Justicia estadounidense y que aún debe ser confirmado por las autoridades de ese país.

El acuerdo fue cerrado tras meses de intensas negociaciones, indicó el banco. Originalmente pesaba sobre el Deutsche la amenaza de tener que pagar u$s 14.000 millones, por lo que el resultado no es tan desfavorable.  A mediados de septiembre, la amenaza de una multa por este valor puso en alerta máxima a los accionista del Deutsche Bank.

En ese momento, las acciones del banco cayeron fuerte e incluso hubo especulaciones sobre posibles ayudas estatales. A partir de ahí, en un proceso de restructuración, la entidad ya habría reservado unos 5.900 millones de euros para hacer frente a demandas legales.

El caso gira en torno a las demandas civiles relacionadas con el fraude basado en créditos hipotecarios 'basura'  (o fraudulentos) en la fase previa a la crisis de las hipotecas del 2007. El banco fue acusado de haber contribuido al colapso del mercado inmobiliario estadounidense y la subsiguiente crisis financiera del  2007-2008 con este tipo de negocios.

En los últimos años el Deutsche Bank ha tenido que pagar multas por valor de más de 12.000 millones de euros, entre otros casos, por la manipulación de tasas de interés (Libor), polémicos negocios hipotecarios e infracciones a sanciones comerciales.

De hecho, a la entidad aún le queda pendiente una demanda por presunta violación de sanciones y lavado de dinero con negocios en Rusia.


La justicia de EE.UU. también demanda a Barclays

Por su parte, el Departamento de Justicia estadounidense anunció una demanda contra el grupo bancario Barclays, también por un supuesto fraude en la venta de valores respaldados con hipotecas. Se trata de operaciones desarrolladas entre 2005 y 2007 que en opinión de las autoridades eran prácticas “claramente irresponsables y deshonestas”.

La acción, presentada ante un tribunal federal de Nueva York, asegura que entre 2005 y 2007 personal de Barclays describió de forma engañosa las características de los préstamos hipotecarios que respaldaban títulos que la entidad vendía alrededor del mundo.

Además del banco británico y a varias filiales, la demanda nombra específicamente a dos exdirectivos, Paul K. Menefee y John T. Carroll en relación con el presunto fraude.

“Barclays puso en peligro miles de millones de dólares con prácticas que eran claramente irresponsables y deshonestas”, señaló en un comunicado la fiscal general de EE.UU., Loretta Lynch.

Según el fiscal del distrito, Robert Capers, entre los damnificados hubo instituciones fundamentales para el país como planes de pensiones, organizaciones caritativas o fondos de universidades, que sufrieron “pérdidas catastróficas”.

En un comunicado, Barclays rechazó las acusaciones y aseguró que están “desconectadas de los hechos”. “Barclays se defenderá vigorosamente de la demanda y prevé buscar su desestimación a la primera oportunidad”, señaló el banco.

Varios bancos, incluidos gigantes como Goldman Sachs, Bank of America o Citigroup, ya han pagado miles de millones de dólares en concepto de multas por el mismo asunto.