Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Central insiste: “Cambiar la meta de inflación es no tener meta”

Lo dijo el vicepresidente segundo de la entidad, Demián Reidel. En el mercado, hay quienes sostienen que ya es imposible cumplir con entre el 12% y el 17% de aumento del IPC y sugieren que la entidad debería modificar su objetivo.

El Central insiste: “Cambiar la meta de inflación es no tener meta”

Mientras varios analistas de mercado coinciden en que con un 9,1 por ciento de inflación acumulada en el primer trimestre ya hace que las metas del Banco Central, de entre un 12% y un 17% para todo el año, ya son de imposible cumplimiento y sugieren modificar el objetivo, desde la entidad volvieron a repetir hoy que no están dispuestos a hacerlo.

Cambiar la meta es no tener meta”, sintetizó el vicepresidente segundo de la entidad, Demián Reidel.

La aclaración llegó, cuando, al final de la conferencia de prensa que ofreció el titular de la entidad, Federico Sturzenegger, para presentar el Informe de Estabilidad Financiera le preguntaron si la entidad tenía un mecanismo para modificar sus metas de inflación. “Contesto yo porque el presidente se cansa de decirlo: no vamos a cambiar la meta de inflación”, intervino entonces Reidel.

Para intentar cumplir con el sendero de desinflación trazado por el Central (y también por el Gobierno), que prevé que desde 2019 los precios minoristas aumenten un 5% al año (con un margen de +/- 1,5 punto porcentual), la entidad sube o baja su tasa de referencia, con la idea de mantenerla siempre positiva en términos reales, es decir, con respecto a la inflación esperada.

Con un 9,1% de inflación acumulada en el primer trimestre y las dificultades obvias que eso implica, aún con una inflación descendente, para lograr el 17% o menos en el año, hay quienes sugieren que se deberían modificar las metas para poder relajar además la política de tasas. Quienes rechazan esa postura sostienen ese cambio de vara también modificaría las expectativas de inflación.

En la conferencia de esta tarde, entre otras cosas, Sturzenegger habló del dólar, las tasas, la inflación y el impacto del proceso de desinflación y el fin del cepo en los balances de los bancos y anunció que, desde el año que viene, las entidades deberán presentar sus balances adecuados a las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).