Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Central dejó quieta la tasa y espera que en agosto amaine la inflación

La autoridad monetaria consignó malos datos de inflación y expectativas que divergen de las metas. Aun así, mantuvo al centro del corredor de pases a siete días en 26,25%. Sostiene que esa cifra es cada vez mayor en comparación con la inflación esperada.

El Central dejó quieta la tasa y espera que en agosto amaine la inflación

El Banco Central (BCRA) dejó sin cambios su tasa de referencia, el centro del corredor de pases a 7 días, en 26,50%. La entidad que conduce Federico Sturzenegger mencionó en un comunicado la aceleración del ritmo de avance de los precios en julio y el aumento de las expectativas de inflación que releva, pero aun así entendió que la tasa debería mantenerse. Añadió, además, que observa con cautela el nivel todavía alto de la inflación núcleo la que no toma en cuenta subas estacionales y de una sola vez y que los primeros datos de agosto sugieren que el proceso de desinflación se estaría retomando.

"Los indicadores de alta frecuencia de fuentes privadas y estatales monitoreados por el BCRA sugieren que la inflación de julio fue superior a la de junio, y que el proceso de desinflación se estaría retomando en agosto", dijo el Comunicado de Política Monetaria de ayer, el primero del mes. "Dada la persistencia de la inflación núcleo en niveles superiores a los buscados por la autoridad monetaria, de la que el BCRA ya ha advertido, esta evolución debe tomarse con cautela", añadió.

La autoridad monetaria mantiene sin cambios a la tasa de interés de referencia desde principios de abril, a pesar de diferentes datos negativos para su objetivo de cerrar el año con una inflación de entre el 12% y el 17%. Ayer mencionó algunos: "Las expectativas de inflación para fin de 2017 aumentaron respecto al mes anterior de 21,5% a 22,0% para el IPC a nivel nacional. La inflación esperada a 12 meses vista aumentó levemente de 17,0% a 17,1%, mientras que se espera un aumento en el nivel general de precios de 15,5% para 2018. Las expectativas se mantienen por encima de las metas de inflación de la autoridad".

Después de un "trimestre delicado" con cifras de inflación mensual entre 2,4% y 2,6%, en mayo y junio el ritmo de avance de los precios bajó un escalón (1,3% y 1,2%, respectivamente). Sin embargo, los datos de julio que se publican mañana prometen volver al 2%.

Sin embargo, la entidad explicó que entiende que la tasa de interés actual cada vez es más alta respecto de la inflación esperada, a pesar de haberse mantenido estable en términos nominales. "La suba de la tasa de referencia en abril, combinada con la menor inflación esperada para el resto del año, dio lugar a un incremento en la tasa de interés real", dijo.

La de ayer fue la última decisión de tasa del BCRA antes de las primarias del domingo en las que el partido más importante, el que se juega en la Provincia de Buenos Aires, viene complicado para el oficialismo. Por eso, para analistas, la estabilidad de la tasa de referencia no fue ninguna sorpresa.

"Para mí lo que demuestran los últimos meses es que no estuvo dispuesto a subir la tasa de referencia, porque tuvo varios motivos para hacerlo y no lo hizo. Sí subió la tasa de Lebac, incluso atacó la volatilidad en el mercado de cambio con intervenciones directas en lugar de usar la tasa", comentó Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma. "Faltando un par de días para las PASO no tenía sentido subir la tasa si no la había subido hasta ahora", añadió.

La decisión del BCRA de usar la tasa de las Lebac, donde en el mercado secundario llevó a la tasa hasta el 26,50% para el plazo más corto (cuando el piso del corredor de pases paga 25,50%) hizo que las letras perdieran incidencia en la política monetaria. Por caso, el mes pasado los pases fueron expansivos para la masa monetaria en más de $ 90.000 millones, en la medida en que los bancos los abandonan para irse a letras.

"Cada día tiene menos sentido la tasa de referencia porque la política monetaria se está apoyando mucho en el mercado secundario de Lebac, entonces en realidad el pase es un instrumento marginal en estos momentos", dijo Fausto Spotorno, de Orlando Ferreres y Asociados. "Pienso que quizás la política monetaria debería ser más dura para llegar a una inflación del 17%, pero no creo que ese endurecimiento se dé con más tasa sino con un plazo más largo de lo esperado para esta tasa", agregó.