Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El BCRA ya subió 200 puntos la tasa de Lebac para tratar de domar a la inflación

El BCRA llegó a aspirar $ 12.500 millones en una sola rueda vendiendo Lebac. Sube la tasa para que la liquidez excedente del mercado no dispare los precios. El dólar lo sufre

El BCRA ya subió 200 puntos la tasa de Lebac para tratar de domar a la inflación

Después de una intensa intervención de la mesa de operaciones del Banco Central (BCRA) en el mercado secundario de Lebac la tasa de esas letras saltó hasta rozar el 23,80% anual en el plazo más corto, 200 puntos básicos por encima del nivel al que estaban antes de que la autoridad monetaria apuntara sus operaciones a elevar sus rendimientos.

La entidad conducida por Federico Sturzengger subió las tasas de las letras para reforzar el sesgo contractivo de su política e intentar alcanzar así la meta de no más de 17% de inflación para este año. Rebalanceos de carteras a letras en pesos colaboraron, junto con los últimos días del blanqueo, para que el dólar pierda 27 centavos la semana pasada hasta los $ 15,63.

Desde febrero el BCRA modificó la periodicidad las licitaciones de Lebac. Pasaron de colocarse una vez por semana a una vez por mes, con lo cual el grueso de la intervención oficial en ese mercado pasó tener lugar en las operaciones del mercado secundario –donde cambian de manos las letras ya emitidas– más que en las licitaciones.

Sturzenegger ya había advertido respecto de la expectativa de tres meses complicados en materia de inflación, de febrero a abril, y en su último Comunicado de Política monetaria adelantó que podría tomar medidas. "El BCRA mantiene una actitud de cautela, dada la volatilidad de la inflación mensual, y se encuentra listo para actuar en caso de resultar necesario", dijo el comunicado del 21 de marzo.

La acción de la autoridad monetaria hasta ahora no supuso un aumento de la tasa de interés de referencia, algo que podría ser difícil de tragar para un Gobierno que aspira a impulsar la actividad después de un 2016 recesivo. En cambio, ante una caída de las tasas que pagan las Lebac en el mercado secundario –una baja que, por ejemplo, se podría deber a una menor demanda de dinero de la que esperaba el BCRA– decidió salir a sostener el piso de corredor de tasas.

Los hombres de Sturzenegger ofrecen nuevas Lebac en el mercado secundario a tasas más altas de las que habían sido cortadas en sus emisiones originales. El viernes la tasa de las Lebac que vencen en abril quedó en el 23,80% mientras que las que vencen en mayo cerraron en 23,10%. Esos papeles fueron emitidos originalmente a 22,25% y 22%, respectivamente.

Los números oficiales llegan hasta el miércoles pasado, cuando aspiró $ 12.529 millones por esta vía. El día anterior redujo la masa monetaria en $ 9538 millones de la misma forma. Todavía falta conocer los datos del jueves y del viernes, pero hasta ese día la contracción monetaria de marzo vía Lebac superaba los $ 68.000 millones.

Los que conocen la manera en que trabaja Sturzenegger dicen que no cambió de una meta de inflación conducida a través de la tasa de los pases a 7 días, fija en 24,75% desde que se empezó a usar este año, al objetivo de reducir pasivos: sacar plata de la calle. Lo que hace es sacar dinero de la plaza para así manejar las tasas.

Tanto hincapié en las tasas de Lebac llevaron a los operadores de varias mesas a preguntarse si ahora la autoridad monetaria conduce su régimen de metas de inflación –para el año que viene el BCRA aspirar a llevar a la inflación anual a entre 12% y 17%– con dos instrumentos: la tasa de pases la de Lebac.

Argumentan que encontrar el instrumento correcto para un régimen de metas no es una ciencia sencilla y que, quizás, necesitó complementar a los pases con una herramienta mucho más poderosa.

Pero en el entorno del banquero central afirman que en todo caso es parte de un enfoque gradual, en el que se prefiere primero dejar que el mercado se mueva sólo y sólo si no responde como la entidad espera se irá regulando.

Por ejemplo, explican, con sólo achicar el corredor de tasas (hoy el pase pasivo que suscriben los bancos está en 24%, mientras que el pase activo al que el BCRA provee liquidez cuesta 25,5%) podría domar todas las tasas de corto plazo. Algo que, eventualmente, el BCRA decidiría.

Aunque la tasa de Lebac ya esté "más nítidamente" dentro del corredor de tasas las intervenciones oficiales en el mercado secundario podrían continuar en caso de que la demanda por letras vuelva a voltear las tasas de corto plazo por debajo del nivel que la autoridad monetaria considera deseable.