Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El BCRA mantuvo la tasa pero espera mejora en la inflación recién en mayo

Mantuvo la tasa en 26,75%, tras subirlo hace dos semanas. El BCRA advirtió que la inflación en abril sigue moviéndose por encima del nivel compatible con la meta de no más de 17%. 

El BCRA mantuvo la tasa pero espera mejora en la inflación recién en mayo

El Banco Central (BCRA) mantuvo sin cambios la tasa de referencia en 26,25%, dos semanas después de haberla subido tras un mal dato de inflación de marzo. Ayer, la entidad conducida por Federico Sturzenegger señaló que la inflación de abril sigue en un nivel incompatible con la meta oficial de entre 12% y 17% para este año, pero dijo que manejará las condiciones de liquidez para encauzar la tasa de avance de los precios a partir de mayo.

El índice de precios que elabora el Indec midió una suba del nivel general de precios del 1,3% en enero, del 2,5% en febrero y de 2,4% en marzo. Sturzenegger había advertido antes del inicio de febrero que se venía un trimestre "delicado" por los aumentos en precios regulados planificados hasta abril. Esto es un acumulado de 6,3% y, según un cálculo de Elypsis, obliga a que el resto de los meses del año promedien 1,05% de inflación mensual para alcanzar la meta. Este mes, según estimaciones privadas, el IPC GBA rondaría el 2% y la esperanza está puesta en el dato de mayo.

"Las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por el BCRA sugieren que la inflación continúa en el mes de abril en un nivel más alto que el compatible con el sendero buscado", se leía ayer en el Comunicado de Política Monetaria. "El BCRA procurará manejar las condiciones de liquidez a los fines de asegurar que el proceso de desinflación se encauce a partir del mes de mayo, quedando listo para actuar nuevamente en caso de ser necesario", agregó.

El 11 de abril pasado la entidad conducida por Sturzenegger subió la tasa de referencia –el centro del corredor de pases a 7 días– por primera vez en 13 meses. Lo hizo preocupado porque a los aumentos esperados de tarifas se le sumaron movimientos de precios no regulados, que se esperaba estuvieran mas tranquilos. Antes, ya había salido a subir las tasas pero en el mercado secundario de Lebac, retirando liquidez. En marzo sacó $ 75.981 millones de la calle por esta vía.

La aspiradora del BCRA seguía trabajando ayer en el mercado secundario, sacando pesos de la plaza y manteniendo altas las tasas. Pero los esfuerzos de la autoridad monetaria todavía tienen que probar que pueden convencer a los analistas.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado que elabora el propio BCRA mostró que en marzo los encuestados elevaron sus previsiones de inflación para este año al 21,2%, desde el 20,8% anterior, más de cuatro puntos por encima del 17% tope de la meta para este año.

En pocas semanas la tasa de referencia se va a ver reforzada de hecho, cuando la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires exima a los pases pasivos de Ingresos Brutos, impuesto que reduce el rendimiento de esos instrumentos.

Ayer, la entidad logró convencer parcialmente a analistas Bank of America Merrill Lynch (BofA), al menos respecto de la perspectiva para mayo (no así en cuanto a la meta anual). "Un peso más fuerte también puede ayudar a aliviar el componente comerciable de la inflación Se desacelera el IPC después de mayo, llevando al Banco Central de Argentina (BCRA) a comenzar a bajar las tasas en junio hasta el 22% a fin de año. "Mantenemos nuestra previsión para el índice de precios al consumidor en el 21% para 2017 a pesar de las sorpresas al alza vistas en el primer trimestre en la medida en que la mayor inflación por servicios debería ser contrarrestada por subas de precios regulados menores a las previstas", dijo el banco en un reporte recogido por Bloomberg. "Un peso más fuerte también podría calmar al componente transable de la inflación", agregó.

El BofA prevé una desaceleración del índice de precios luego de mayo y que el BCRA empiece a bajar la tasa en junio parra llevarla gradualmente a 22% para el cierre del año.