Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El BCRA autorizó a bancos a pagar intereses por depósitos en cuenta corriente

El Central derogó una normativa de 2010 que prohibía expresamente pagar retribución en este tipo de cuentas. La medida busca fomentar la competencia

El BCRA autorizó a bancos a pagar intereses por depósitos en cuenta corriente

En su cruzada por desregular el sistema financiero y fomentar la competencia, el Banco Central habilitó ayer a los bancos a pagar intereses por montos depositados en cuentas corrientes.

Para esto, derogó una normativa de 2010, donde se prohibía expresamente pagar esa retribución a los clientes.
Según informó la autoridad monetaria en un comunicado, su directorio permite ahora a las entidades "pagar intereses a sus cuentacorrentistas, con tasas que se pactarán libremente y liquidación en un plazo no menor a 30 días".
La medida apunta a fomentar la libre competencia entre los bancos en un momento de liquidez para las entidades. Así, podrán podrán incentivar a sus clientes actuales o potenciales mediante el pago de mayores tasas, con el consecuente beneficio para el depositante.

Además, la nueva norma establece que estas tasas "deberán ser exhibidas en las sucursales y en la publicidad de los bancos, tanto bajo la forma de Tasa Nominal Anual (TNA) como Tasa Efectiva Anual (TEA)".
El directorio del BCRA aclaró también que las cuentas corrientes "podrán tener otra clase de retribución de manera adicional a la tasa o bien en su reemplazo, siempre que sea establecido en forma precisa y legible en el contrato".

La medida tendrá el carácter voluntario, lo que significa que no será una obligación de la entidad ofrecer una renta por el saldo en cuenta corriente, el cual se prevé que será aún inferior al tipo de interés que ofrecen por el saldo promedio en cajas de ahorro.

El sistema financiero argentino se caracteriza por ser muy transaccional. Cuando durante la presidencia de Mercedes Marcó del Pont, el BCRA había decidido prohibir este tipo de remuneración, el objetivo era fomentar los depósitos a plazo. Sin embargo, en este momento el Central no ve ningún motivo para mantener esta veda.

Actualmente, el stock de depósitos en cuenta corriente asciende a $ 267.444 millones, mientras que el de caja de ahorro es de $ 333.600. Las colocaciones a plazo suman poco más de $ 500.000 millones. El año pasado, los depósitos a la vista se expandieron un 36%, mientras que los plazos fijos sólo un 14%.