Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El BCRA aflojó límites cambiarios a los bancos para sostener al dólar

Aumentó el tope de tenencia de dólares y activos en moneda extranjera. Así, busca sumar demanda por la divisa. El dólar volvió a operar a la baja la semana pasada por la suba de tasa de Lebac en el mercado secundario, que generó rebalanceos de carteras

El BCRA aflojó límites cambiarios a los bancos para sostener al dólar

El Banco Central (BCRA) hizo otro movimiento en dirección a apuntalar el precio del dólar. La semana pasada, el directorio de la entidad elevó el tope a la tenencia de activos en moneda extranjera que impone a los bancos, en un intento por sumar demanda al mercado cambiario y alejar así al dólar de los mínimos del año alcanzados el mes pasado. La medida se suma al anuncio de que la entidad conducida por Federico Sturzenegger se propone sumar reservas y busca contrarrestar la apreciación cambiaria que genera con las constantes subas de tasas en el mercado secundario de Lebac.

La Comunicación "A" 6233, con fecha del viernes pasado, modifica las normas sobre "posición global neta de moneda extranjera" que el BCRA impone a los bancos. En sí, el texto no cambia las reglas sino los números: mientras que la nueva comunicación permite a las entidades financieras tener una posición –negativa o positiva– no mayor al 30% de su "responsabilidad patrimonial computable" (en español, no mayor al 30% de su patrimonio), el texto que modifica establecía ese tope en 25%.

Es decir que ahora los bancos podrán tener activos propios en dólares –divisas, bonos nominados en dólares, futuros, etc.– por hasta el 30% de su patrimonio. Eso los transforma en potenciales demandantes de divisas, en caso de que Sturzenegger logre convencer respecto a que el dólar dejó de caer.

La semana pasada la divisa perdió 9 centavos en el mercado mayorista, mientras que a lo largo de abril avanzó en total apenas 1 centavo, aunque recuperó 21 centavos respecto al mínimo del mes. Cerró en $ 15,40.

La moneda estadounidense pareció tocar fondo luego de que Sturzenegger anunciara que el BCRA adoptaba una "meta" de acumulación de reservas, sin plazo definido, que lo llevaría a acelerar las compras de divisas, en principio los dólares que obtienen la Nación y las Provincias por sus emisiones de deuda.

Pero los avances obtenidos por el dólar en los días posteriores al anuncio se vieron contrarrestados por agresivas ventas de Lebac en el mercado secundario hechas por la mesa de operaciones del propio BCRA. La suba de tasa de referencia, Sturzenegger la subió de 24,75% a 26,35% el 11 de abril, no pareció ser suficiente para que la política monetaria adquiriera el sesgo contractivo que el BCRA considera necesario para hacer converger las expectativas de inflación al rango de entre 12% y 17% establecido como meta para este año.

En marzo la mesa del BCRA contrajo la base monetaria en $ 75.981 millones a través de ventas de Lebac en el mercado secundario, mientras que en abril sacó otros $ 16.143 millones por esa vía (con datos hasta el 26 del mes). La semana pasada, la entidad se mantuvo muy activa en el mercado secundario, con ventas que llevaron la tasa que pagan las letras más cortas al 24,75% en el mercado secundario (la última licitación se cerró al 24,25% para ese plazo).

La absorción de pesos respondió en parte a la necesidad de esterilizar los $ 30.697 millones que el BCRA emitió en abril para comprar alrededor de u$s 2000 millones que el Tesoro obtuvo por sus colocaciones de deuda en el exterior y que necesitaba pasar a pesos. Sturzenegger trata de mantener a raya así la oferta de dinero que, dado un nivel de actividad todavía tímido, no es demandado por el mercado y genera el riesgo de un rebrote inflacionario tras el "trimestre delicado" en materia de inflación que terminó el domingo.