Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El BCE dice que sobran bancos en la Eurozona y propone una purga

Lo afirmó la semana pasada su presidente, Mario Draghi, preocupado porque el contexto de bajas tasas de interés presiona sobre la rentabilidad de las entidades financieras. Los países que protagonizaron la crisis de deuda ya sanearon sus sectores financieros, pero los países más importantes de la Zonaeuro probablemente deberán empezar a hacerlo si no quieren pasar apuros

El BCE dice que sobran bancos en la Eurozona y propone una purga

¿Cómo hacer para ser un banco rentable cuando la tasa de interés que se cobra por prestar dinero está en cero, o en niveles negativos? Este es el verdadero dilema que se plantean hoy las entidades financieras de la zona euro, cuando la competencia es cada vez más dura por atraer a los clientes y mantener la maquinaria funcionando, sin tener que realizar grandes ajustes ni despidos masivos.

Sin embargo, tal vez la hora de la verdad esté sonando para un sector que, en algunas áreas, está sobredimensionado y no puede ayudar a la recuperación definitiva de la Eurozona, sino más bien todo lo contrario. Por lo menos, esa es la reciente visión de las autoridades del Banco Central Europeo (BCE) que, a través de su presidente Mario Draghi, recomendaron reducir el tamaño del sector a niveles sostenibles.

"Las sobrecapacidades en algunos sectores bancarios nacionales y la intensidad de la competencia que se genera exacerban estas presiones sobre los márgenes. Estas sobrecapacidades también significan que el sector no opera dentro de un marco eficiente, lo que constituye una de las explicaciones del hecho que los ratios se mantengan elevados en algunos países", explicó el funcionario durante una conferencia organizada por el Comité Europeo de Riesgo Sistémico.

Esta declaración de Draghi a favor de una concentración del sector bancario fue muy comentada por los analistas, ya que desde el inicio de la crisis financiera en 2008 el BCE siempre se opuso a una medida de esta naturaleza. Para los expertos del máximo organismo monetario, evitar la concentración del sector equivalía a diversificar el riesgo sistémico y minimizar la inestabilidad financiera. Todo lo contrario de lo que hoy están pregonando.

En realidad, lo que el BCE desea impulsar no es la creación de nuevos elefantes entre los bancos, que luego se vuelvan virtuales Frankenstein imposibles de controlar y menos de cerrar en caso de problemas futuros. Draghi aboga por el cierre y saneamiento de las entidades medianas y pequeñas, como por ejemplo las cajas de ahorro, que muchas veces son poco rentables, están mal administradas y subcapitalizadas.

La propuesta de Draghi no es casual, ya que es en su propio país donde más se nota hoy el riesgo que generan estos bancos de dimensión reducida. Justamente, el sector bancario italiano vive una virtual crisis por el enorme peso de su cartera de préstamos incobrables, que amenaza con generar un tsunami en la economía peninsular. Y Draghi sabe bien del tema porque fue gobernador del Banco de Italia entre 2005 y 2011, antes de asumir al frente del BCE.

Pero este no es un problema exclusivamente de Italia o de los países más débiles dentro de la zona euro (los ya olvidados "PIGS", acrónimo de Portugal, Italia, Grecia y España), porque muchos de ellos han realizado al día de hoy su reforma del sistema bancario nacional y consolidado el sector, como era uno de los requisitos del rescate que recibieron por parte de las instituciones comunitarias. En España y Grecia, por ejemplo, la crisis forzó al cierre de la mayoría de las cajas de ahorro, aunque todavía el sector se sigue ajustando, cerrando sucursales y despidiendo personal.

En cambio, el problema viene ahora de los países de la Eurozona que todavía no procedieron a esta purga de sus sectores bancarios. Alemania, la principal economía, posee un tercio de las entidades de la región (tiene 1745 bancos), muy por delante de Austria (653), Italia (620) y Francia (457), según los datos del BCE. El gran tamaño de los sectores de estos países se explica principalmente por el auge de las cajas de ahorro, muchas veces en número excesivo de acuerdo con el organismo.

Para confirmar cuán sobredimensionado está un sector bancario nacional, una forma de evaluarlo podría ser midiendo a cuántos habitantes atiende cada entidad. En ese caso, se puede ver que en Alemania hay un banco por cada 47.000 personas, o en Austria uno cada 13.000, mientras que en países donde el sector ya fue saneado, el número es mucho más elevado: en España hay una entidad por cada 217.000 habitantes y en Grecia una para cada 304.000. Dentro de esta evaluación se encuentran países donde el sector es grande por ser plazas financieras (en Luxemburgo hay un banco cada 4.000 personas) o por su beneficiosa política impositiva (en Irlanda existe una entidad para cada 12.000 personas). Sólo a título comparativo, en la Argentina existen 77 entidades, lo que equivale a una cada 564.000 personas, según datos del BCRA.

Shadow banking

Para Draghi, el otro problema que genera este sobredimensionamiento del sector bancario se encuentra por debajo de la superficie. En lo que se conoce como "shadow banking" (o sistema bancario en las sombras), cada vez más entidades formales, obligadas a respetar normas más estrictas (nacidas a partir de la crisis subprime), migran parte de sus negocios a este sector opaco, donde las reglamentaciones son más laxas y que no está cubierto por los mecanismos de garantía de los depósitos. Esta es una forma de recuperar parte de los márgenes de ganancia perdidos.

Puesto que la intermediación financiera sigue trasladándose de los bancos a los no-bancos, tenemos que adaptar nuestro marco normativo, identificar la migración de los riesgos y desarrollar herramientas para poder minimizarlos", advirtió Draghi. Esto equivale a decir que todos van a participar de un gigantesco juego de las sillas musicales en el que, cuando el BCE deje de tocar la música, habrá que ver qué bancos se quedan sin espacio para operar en la zona euro.

Más notas de tu interés

Comentarios1
matte va
matte va 26/09/2016 09:00:45

pigs: portugal, ireland, greece and spain. Italy??