Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El 40% de los bonos en el mercado global hoy tienen rendimiento negativo

El 40% de los bonos en el mercado global hoy tienen rendimiento negativo

Con el foco puesto en cómo los bancos centrales responderán a los riesgos económicos que podría generar el Brexit, los inversores creen que todavía no es momento de abandonar la apuesta por los bonos soberanos, incluso con rendimientos mínimos históricos.
Es que la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea reforzó la demanda de activos libres de riesgo y acentuó la tendencia decreciente de los rendimientos de la deuda soberana en el hemisferio norte, según consignó el economista Federico Muñoz en un informe reciente.
Así, según estimaciones de la agencia Bloomberg, un 41% de los u$s 25 billones de deuda soberana que cotizan en los mercados globales rinde hoy tasas de interés negativas. Por ejemplo, toda la curva de rendimientos de la deuda soberana suiza, incluyendo un bono con vencimiento en 2064, rinde en la actualidad tasas de interés negativas.
"A la distancia, la demanda de bonos con renta negativa puede parecer carente de sentido. Pero si entendemos que quienes compraron deuda soberana europea a comienzos de 2016 al día de hoy ya han obtenido una jugosa ganancia de capital, comprenderemos la lógica detrás de estas inversiones aparentemente ruinosas", remarcó Muñoz.
De acuerdo a Bloomberg, los bonos soberanos globales han proporcionado a los inversores con una ganancia de 12% en lo que va del año, pero el Brexit también empujó de nuevo el interés por los mercados emergentes y la Argentina, que ya presenta niveles de riesgo país similares al de sus pares, concentra un gran interés.
Un año atrás, toda la deuda soberana argentina rendía tasas de dos dígitos, en un momento en que el país carecía de acceso a los mercados de créditos internacionales por el riesgo de embargo por parte de los holdouts.
"Tras la salida del cepo y del default y la instauración de un programa de saneamiento macroeconómico, se ha verificado una acelerada compresión de los rendimientos que paga la deuda soberana argentina. En efecto, las tasas de nuestros bonos casi equiparan a las del resto de la región", dijo Muñoz.