U$D

DOMINGO 16/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Educación financiera: la mejor manera de aprender sobre el dinero es jugando

Adquirir saberes sobre el dinero a temprana edad, con juegos y la guía del colegio y la familia genera confianza, autocontrol y motivación para la toma de decisiones

Educación financiera: la mejor manera de aprender sobre el dinero es jugando

A qué edad un niño está capacitado para recibir, manejar y administrar dinero. Cómo se le enseña lo que es el gasto, el ahorro, y otras nociones económicas básicas.

Si bien con el comienzo de la escuela primaria (a los seis años) ya están en condiciones de hacer uso del billete y saben que sirve para comprar, todavía no desarrollaron la habilidad de administrarlo.

Durante la niñez predomina la imitación de comportamientos y el juego interactivo, es por esto que especialista en el tema consultados por El Cronista, consideraron que la mejor manera de aprender sobre el dinero es jugando, con la guía de la escuela y el propio hogar.

Las adivinanzas, los cuentos temáticos y los juegos interactivos son ideales para empezar a entender. Observar a los padres a planificar su economía, sin hacer del dinero tema dinero un tabú, también los es.

"Los niños convivirán en su futuro con el dinero y muchas de las decisiones importantes que tomarán en su vida llevarán implícito el manejo del mismo. ¿Compro, alquilo? ¿Ahorro, me endeudo? ¿Genero recursos como emprendedor, como empleado? ¿Consumo unas cosas u otras?", planteó la española Juana León Álamo, experta en finanzas y directora de Aprender Cuenta, un proyecto educativo dirigido a enseñar educación financiera y emprendimiento a los niños.

Además, según aseguró "cada vez a más temprana edad empiezan a relacionarse con la plata, sobre todo tomando decisiones sobre el consumo".

"Por todo ello, es fundamental que a través del conocimiento adquieran la confianza que necesitan y sean más conscientes de todos los riesgos y oportunidades de las decisiones que toman. Deben capacitarse para tomar por ellos mismos las decisiones más adecuadas para su bienestar y calidad de vida", sostuvo la experta en finanzas.

Por su parte, y en la misma línea, analistas del Programa de Educación Financiera del Banco Central (BCRA) señalaron que "diversos autores mencionan la relación entre las capacidades financieras y el contexto familiar, económico y educativo: las personas con más capacidad financiera proceden en gran parte de familias que tienen acceso y hacen uso habitual del sistema financiero".

"La educación financiera que comienza en la escuela, como recomienda la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), favorece la igualdad de oportunidades y ayuda a reducir desigualdades", aseguraron.

Por otro lado, la educación financiera busca propiciar cambios positivos en el comportamiento. Por ejemplo, fomentando en los niveles de escolaridad iniciales hábitos como el del ahorro para luego ir avanzando hacia los productos financieros o los derechos y deberes de los usuarios, ampliaron desde el BCRA.

"Se espera que a partir del aprendizaje personal de la administración responsable de los recursos se adquiera conciencia del impacto que las acciones económicas y financieras tienen para la familia y, por qué no, también para la comunidad", explicaron.

Desde el Central contaron que la entidad "trabaja con recursos didácticos que abordan lo financiero desde una perspectiva más integral que incorpora saberes, movilizan procesos cognitivos para trabajar esa información (identificar, analizar, evaluar) pero también ponen en juego valores como la honestidad, la responsabilidad y la solidaridad y otros factores no cognitivos tales como la confianza, el autocontrol o la motivación".

"Ese bagaje de experiencias y saberes se dinamizará en el futuro pero también, hoy mismo, la aplicación de acciones de educación financiera en jóvenes impulsa un mayor diálogo sobre temas de dinero y planificación financiera en las propias familias", detallaron.

Aprender jugando

Juana León Álamo explicó que "la educación financiera va mucho más allá de aprender conceptos financieros. Es fundamental poner el cocimiento en práctica, porque de no ser así, no producirá ningún resultado. Por ello es importante aprender comportamientos financieros adecuados".

"La educación financiera debe aprenderse de tal forma que se incorpore todo ese aprendizaje en buenos hábitos en nuestra vida. Si aprendes desde pequeño hábitos financieros adecuados será mucho más fácil que los tengas instaurados de adulto, si los has puesto en práctica desde niño, seguro que se han convertido en una forma de vida", agregó.

Consejos para el hogar

-Es fundamental que en el día a día tratemos con los niños el tema del dinero de una manera natural, sin convertirlo en algo tabú.

-Es un error pensar que es un ámbito que no les concierne todavía.

-Es necesario que vean hacer una planificación financiera familiar, hablar de ahorro, de beneficios y momentos de bonanza económicos, pero también de deudas.

-Aprovechar cualquier ocasión para explicarles la importancia y el valor del dinero: comparando precios en el supermercado, revisando los extractos del banco, planificando una escapada familiar según nuestro presupuesto, etcétera.

Los 5 o 6 años son buena edad para "iniciarse en el ahorro porque suelen estar preparados para administrarse, y ya se les puede asignar una paga, aunque se empezará por algo simbólico".

"Uno de los aprendizajes más importantes para completar la educación financiera de los niños, es desarrollar su carácter emprendedor. Los niños para conseguir sus objetivos y metas necesitan ser autónomos, confiar en sus propias capacidades, creatividad para solventar dificultades, tener ideas y convertirlas en acciones y todos estos aprendizajes", son la base de los programas del emprendimiento de Aprender Cuenta destacó Juana León Álamo.

Desde su página web, el BCRA propone adivinanzas, cuentos y juegos interactivos preparados para que los más chicos empiecen a conocer sobre el uso del dinero.

Oportunidades futuras

Para los analistas del Programa de Educación Financiera del BCRA, "una mayor cantidad de personas y familias con capacidades financieras desarrolladas favorecería la igualdad de oportunidades en la población. Para llegar a este punto, es importante tanto en el caso de la Argentina que además de trabajar con niños y jóvenes también se trabaje para avanzar en la educación financiera de los adultos".

"Estos aspectos son clave para que pueda darse una verdadera inclusión financiera. La educación financiera no solo facilita el conocimiento y el uso de los productos financieros, sino que también contribuye a que las personas desarrollen las habilidades para seleccionar aquellos que mejor se adapten a sus necesidades. Esto también les permitirá evitar el endeudamiento en condiciones inadecuadas", destacaron.

Al finalizar, resaltaron que "el impacto de un mayor nivel de educación financiera en quienes más lo necesitan puede contribuir a que mediante la inclusión financiera de los grupos sociales más vulnerables se observe un mayor acceso a productos y servicios que los ayude a desarrollarse financieramente. Por ejemplo, tener acceso créditos y a instrumentos de ahorro e inversión en el sistema financiero formal que con anterioridad quedaban confinados para los estratos de mayor nivel socioeconómico".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés