Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Economías como la Argentina están preparadas para que la Fed suba la tasa"

Al frente de uno de los bancos centrales más importantes de EE.UU, dijo que hay que estar listo pero que si hay problemas domésticos "nuestras decisiones pueden afectar"

por  JULIÁN GUARINO

San Francisco
0

John Williams, el sonriente y carismático presidente de la Reserva Federal de San Francisco

John Williams, el sonriente y carismático presidente de la Reserva Federal de San Francisco

Tiempo y lugar. Con esos elementos de su lado, John Williams, el sonriente y carismático presidente de la Reserva Federal de San Francisco, dio ayer una muestra más de que, ni bien pueda, dejará a los Estados Unidos con las tasas de interés por encima de su nivel actual.

La ocasión fue el encuentro anual de finanzas "Lendit 2016", que se desarrolla en la ciudad de San Francisco, California y que nuclea a toda la industria de lo que se denomina préstamos "peer-to-peer" o "p2p" (entre pares), un fenómeno que bajo la etiqueta de FinTech (Finanzas y Tecnología) está revolucionando la forma que utilizan inversores y tomadores de crédito, generalmente a través de una plataforma on-line de Internet para conectar oferta y demanda sin la intermediación de los bancos y del cual sitios como Lending Club, Prosper y, en la región, Afluenta, son los referentes del sector.

Williams es conocido en la Fed por haber adoptado en los últimos meses una posición diametralmente opuesta de la que ha manifestado hace apenas algunos días la presidenta de la Fed, Janet Yellen, ya que mientras esta última se ha evidenciado cautelosa en torno al momento para subir nuevamente la tasa de interés, para Williams las señales de un repunte en la inflación en los Estados Unidos estarían generando condiciones para un nuevo ajuste monetario.

La Fed, que cuenta con el doble mandato que significa la promoción de empleo y la estabilidad de los precios, considera que la economía estadounidense se encuentra cerca del pleno empleo, pero ve en la inflación un dolor de cabeza, ya que no acaba de acercarse a la meta del 2% anual planteado como objetivo. En definitiva, el problema es que no es tan alta como se desea para que las herramientas de política monetaria surtan efecto de reactivación económica.

"Creo que la economía de los Estados Unidos está muy bien", señaló Williams, quien se reconoce orgullosamente californiano, es decir, perteneciente a un estado que tiene un PBI que lo ubica como la séptima economía del mundo.

–¿Qué pasará con las economías como la Argentina cuando ustedes decidan finalmente recomenzar el ciclo alcista de tasas?
–Cuando los gobernadores de la Fed decidimos subir las tasas de interés en diciembre pasado no vimos una reacción demasiado fuerte en mercados y en las monedas de los países de la región. Uno podía pensar que las condiciones financieras y económicas son ahora incluso menos favorables que entonces, pero en aquél momento, la suba de un cuarto de punto hasta el rango actual de entre 0,25% y 0,50% no representó un problema en sí mismo para esas economías. En rigor, no hubo reacción por parte de los mercados de América Latina.
–Pero uno podría pensar que en muchos aspectos esos mercados habían anticipado esa decisión...
–

Si se lo piensa, en otras oportunidades, ante una suba de la tasa, sí habíamos tenido otras reacciones en esos países. Es cierto lo que usted menciona. Lo que entendemos en la Reserva Federal es que, si las economías y los mercados de países como Argentina o Brasil tienen problemas que obedecen a sus propias circunstancias y variables, una suba de la tasa de la Fed sí puede afectarlos, pero de lo contrario no debería generar una fuerte salida de capitales de esos circuitos ya que la expectativa de crecimiento económico debería sostener el atractivo de esos mismos capitales. Nuestro temor es que esos países no puedan con sus propios problemas y que nuestras decisiones no colaboren. Creo que economías como las de Argentina y Brasil están preparados para una suba de tasas.
–

¿El fortalecimiento del dólar y la baja de las materias primas puede generar volatilidad y complicaciones en los mercados?
–Hablamos de un escenario financiero global, donde si bien como dije antes está compensado, si existen dificultades políticas como en el caso de Brasil, eso puede predisponer a una salida de capitales haya o no haya una señal de la Fed en ese sentido. A pesar de que tomamos las decisiones de políticas monetarias pensando en lo que ocurre en los Estados Unidos, lo hacemos también de una forma sencilla y transparente, para que el mundo pueda entender y prepararse para eso que va a ocurrir.

Si se lo piensa, la próxima suba de la tasa de interés es uno de los secretos peores guardados del mundo y está bien que así sea. Tratamos de ser transparentes, que todos sepan lo que vamos a hacer para que no haya sorpresas. Por esa razón telegrafiamos nuestras intenciones así el resto del planeta puede prepararse para las salidas de capital, en caso que estas tengan lugar.

El debate hoy en el seno de la Reserva Federal es qué papel debe tomar un banco central cuando comienza a haber evidencia que lo que se ha hecho no ha funcionado del todo. En muchos países las entidades promueven tasas que en alguna medida pueden resultar hasta negativas y la discusión es si no ha llegado el momento de aplicar nuevamente algún mecanismo keynesiano para rescatar a las economías del pozo. El dinero vuelve a ser el motor para los bancos centrales. El encuentro de los próximos días podría acelerar esta discusión, pero por ahora se descarta un alza.

"Los líderes políticos saben que si subimos las tasas alguna repercusión va a tener en sus economías, por esa razón pensamos que tiene que ser un proceso sumamente anticipado, y que hay que estar listo, tratando de mitigar otros problemas que puedan tener en sus respectivas economías", dijo Williams en el Marriot Plaza de San Francisco.

El funcionario citó como principales preocupaciones que pesan sobre la economía global las dudas que hay sobre la transición de modelo económico en China y la prolongada caída de los precios del petróleo. Con respecto al precio del barril, que ha descendido un 65% desde junio de 2014, sostuvo que el esperado impulso económico por esta caída no se ha producido. A la vez, señaló que ese efecto ha sido afectado incluso por la reducción del gasto en los países exportadores y las inversiones del sector privado.