Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dudas sobre el sector bancario italiano hundieron a la bolsa de Milán

En el transcurso de la rueda, los títulos del sector financiero fueron suspendidos por exceso de volatilidad.

Dudas sobre el sector bancario italiano hundieron a la bolsa de Milán

La Bolsa de Milán vivió una complicada jornada agitada principalmente por su sector bancario y las dudas sobre su solidez, a pesar de la anunciada creación de un mecanismo para reducir la ingente cantidad de créditos morosos que acumula.

El índice selectivo FTSE MIB se desplomó 3,49% hasta los 18.189,95 puntos, mientras que el general, FTSE Italia All-Share, se contrajo 3,22% hasta los 19.851,82 enteros.

La jornada de hoy fue crítica para los títulos del sector bancario italiano que, en algunos momentos, tuvieron incluso que ser suspendidos de la cotización por exceso de volatilidad.

Al cierre del mercado, la pérdida más sobresaliente la experimentó la Banca Popolare de Milano, que redujo el valor de sus participaciones en 9,81%.

La Banca Monte Paschi Siena, por su parte, se dejó 7,88%, por lo que de poco le sirvió la publicación de sus resultados preliminares de 2015, cuando regresó a los números negros después de cinco años al registrar un beneficio neto de 390 millones de euros.

Les siguieron la Banca Popolare Emilia Romagna, que cayó 7,525,80%; Mediobanca, un 5,47 %; Intesa Sanpaolo, un 5,03%, y Mediolanum, que acabó con una pérdida de 3,97% de su valor.

Esta generalizada caída de la banca se produce dos días después de que el Gobierno italiano haya alcanzado un acuerdo con la Comisión Europea (CE) para establecer un mecanismo que reduzca la enorme cantidad de créditos morosos que acumula.

De acuerdo a un informe de la agencia de calificación Fitch, este tipo de productos financieros presentes en el sistema bancario italiano suponen más de 200.000 millones de euros.

A falta de conocer los detalles, la idea principal es que Italia no dispondrá de un “banco malo” único como tiene España, sino que desarrollará entidades separadas y gestionadas individualmente a las que los bancos podrán entregar sus préstamos de dudoso cobro.

El mecanismo no prevé ayudas por parte del Estado y por ello velará el Ejecutivo comunitario mediante la figura de un fideicomisario.

No obstante, este “esquema de garantías” aún no fue puesto en marcha y no será aprobado esta semana, como se creía en un primer momento, debido a su complejidad, pues se prevé que sea presentado tras un Consejo de Ministros de la semana próxima.

El ministro de Economía italiano, Pier Carlo Padoan, señaló en una comparecencia en la Cámara de los Diputados que las operaciones de cesión de los créditos morosos no tendrán impacto alguno en la deuda pública ni en el déficit del país.

Asimismo aseguró que “se hará todo lo posible para acelerar el proceso” de creación y para ponerlo en marcha.

En esta jornada “roja” para el mercado italiano, en el selectivo milanés solo se salvaron los títulos petrolíferos, debido al repunte que parece estar experimentando el precio del petróleo y por el acuerdo firmado por Rusia y Arabia Saudí para reducir en un 5% la producción.

Así, las petroleras Saipem, en plena ampliación de capital, y Eni ganaron respectivamente un 3% y un 0,23%.

En las últimas semanas repitieron los desplomes en la Bolsa de Milán, sobre todo en los títulos de su sector bancario, después de que el Banco Central Europeo (BCE) solicitara a algunas entidades italianas una serie de informes sobre los créditos de riesgo que poseen.

En calidad de supervisor bancario, el BCE aseguró que se trataba de un procedimiento “rutinario”, pero la decisión suscitó la desconfianza de los inversores.

Por esa razón el ministro Padoan instó a Fráncfort a emplear un lenguaje más claro con el fin de “evitar informaciones inexactas y mal interpretadas por los mercados”.

Fuente: Agencias